Kiss of the Highlander

Kiss-HighlanderDurstan MacKeltar es el hermano gemelo de Dageus y el mayor por unos pocos segundos, por eso es el Laird de la familia cuando empieza la novela.

Debido al miedo infundado de una mujer ignorante (cuya única justificación es que lo que hizo fue creyendo que era la única manera de salvar a su hijo), Durstan pasa casi cinco siglos dormido bajo un encantamiento gitano, del cual despierta gracias a la intervención accidental de Gwen Cassidy.

Imagínense el cuento de la Bella Durmiente, ahora, sustituyan a la Bella por un sexy Highlander del siglo 13. Ya pueden ir haciéndose una idea de la trama.

Gwen viajó a Escocia con la única y obsesiva intención de perder su virginidad. El hecho de que se embarcara en esta misión como parte de un tour para personas de la tercera edad es un desafío a toda lógica. Pero aun en contra de todas las probabilidades, Gwen consigue su cometido. Y no con cualquiera…

Durstan tiene el físico de un jugador profesional de fútbol americano: hombros anchos, biceps y pectorales grandes y abdominales que parecían una tabla de lavar ropa. Su cara es de una belleza salvaje (gente, sé que suena corny, pero también sé que pueden imaginárselo). Tiene una cascada de pelo negro y sedoso y una piel dorada que pedía a gritos todo tipo de caricias.

Este es el tipo de hombres que sólo existe en las fantasías femeninas. Y no olviden que hay dos así, porque Dageus y Durstan son físicamente iguales salvo por el color de sus ojos.

Durstan es uno de esos hombres incorruptibles. Es capaz de sacrificarlo todo en su afán de hacer lo correcto. Lo ve todo en blanco y negro y sus decisiones siempre están motivadas por un profundo sentido del deber.

El es un Highlander Laird, un drúida, un MacKeltar; el balance entre el mundo humano y el de los Tuatha Dé Danaan depende de que él cumpla con su deber y proteja el contrato entre las razas. Es por esto que al dejarlo todo por Gwen, tomó la decisión más difícil de su vida.

Lo mejor de la novela… Dageus, por supuesto. Esta novela es antes de The Dark Highlander (y les recomiendo que las lean en el orden en que sugiere la autora) y podemos ver a un Dageus feliz y despreocupado. Nada te hace sospechar las difíciles decisiones que tendrá que tomar más adelante.

Su sentido del humor me fascina. ¡Cómo se divierte con Gwen dándole celos a Durstan. Después de todo, ella fue la que vino y le plantó un beso sin conocerlo (claro, Gwen no sabía que Durstan tenía un gemelo).

Me encanta que sean como dos gotas de agua, pero con personalidades completamente diferentes.

¿Qué te parece? Estás de acuerdo, nada que ver, etc.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s