Las mujeres de la serie de los Highlanders

Generalmente escribo sobre los hombres de las novelitas rosa, pero después de dar mi opinión sobre los galanes de la serie de Highlanders de Karen Marie Moning, y para ponerle punto final al tema, voy a hablar de las mujeres.

Todas absurdamente hermosas e increíblemente inteligentes y por supuesto, todas vírgenes, aún a pesar de que casi todas están ya entradas en los 20.

Beyond the Highland Mist – Adrienne de Simone. Anita la Huerfanita de New Orleans. Trabajaba de mesera hasta que conoció al príncipe azul de la alta sociedad de New Orleans. Eberhard era un sueño hecho realidad, apuesto, educado, rico y aparentemente enamorado de ella. Toda una Cenicienta moderna. Sin embargo, no era más que un narcotráficante que la usó como mula. Al enterarse de lo que estaba pasando y para salvar su propia vida, Adrianne mata a Eberhard en defensa propia y huye. Interesantemente, aunque se está escondiendo, vive en una casa grande y hermosa (con biblioteca y housekeeper cubana que vive en el apartamento encima de la cochera y toda la cosa), y aparentemente no trabaja, lo que me hace pensar que la linda Adrianne, además de pegarle un tiro a Eberhard, también salió corriendo con su billetera. Anyway, la cosa es que Adrianne jura que JAMAS (de los jamases) se va a volver a enamorar de un hombre hermoso y perfecto físicamente. Esta es la razón por la que Adam Black la escoge como parte de su venganza contra Hawk. Y claro, a quien no le gusta el caldo le dan tres tazas y Adrianne (que no quiere saber de los hombres bellos) se encuentra entre Hawk y Adam. Los dos compitiendo por ella. Claro, sólo Hawk tiene buenas intenciones.

To Tame a Highlander Warrior – Jillian Sinclair es la única chica de la serie que no pertenece al futuro. Jillian estaba enamorada de Grimm desde antes de saber a ciencia cierta lo que significaba estar enamorada. Me gusta porque es fuerte, determinada y no va a dejar que nada se interponga entre ella y el hombre que ama (ni siquiera él mismo).

The Highlander Touch – Lisa Stone me tuvo con una penita en el corazón durante todo el libro. Camino a su graduación de escuela superior su familia sufrió un accidente en el que murió su papá y su mamá quedó paralítica. Lisa tuvo que abandonar sus planes de ir a la universidad y buscar dos trabajos para poder pagar el cuidado y los tratamientos médicos de su mamá. Y por si fuera poco, unos años después, a su mamá le diagnostican cáncer. Cuando ella viaja al pasado y se encuentra con Circenn es como un cuento de hadas, pero con el terrible sentimiento de culpa al no poder regresar a cuidar a su madre moribunda. Lisa es una de esas personas que tiene mil razones para darse por vencida, pero en contra de toda lógica sigue adelante, y con un entusiasmo realmente increíble.

Kiss of the Highlander – Gwen Casidy es una genio en el tema de la física. Tan brillante, que luego de maestrías y doctorados, lo deja todo y se va a trabajar en servicio al cliente en una compañía de seguros (riiiight!). Al darse cuenta de lo patética que es su vida, Gwen se va a Escocia con la única intensión de perder su virginidad (hello! Con razón estaba tan aburrida de su vida). Lo que me gusta de Gwen es su sentido del humor.

The Dark Highlander – Chloe Sanders. Su especialidad son las reliquias, sobre todo los libros. Le apasiona todo lo antiguo. Es lógico que al conocer a un verdadero Highlander del siglo 13 se hubiera enamorado perdidamente. Pero ¿quién no se enamoraría de Dageus? Honestamente no tengo mucho qué decir de Chloe; creo que estaba demasiado distraída con Dageus para prestarle mucha atención.

The Inmortal Highlander – Gabrielle O’Callagan es estudiante de derecho; pero más importante, es una Sidhe-seer. Ella puede ver el mundo de las hadas. Fue criada bajo la premisa de que los Tuatha Dé Danaan son seres tan despiadados como hermosos que le harían cosas terribles si alguno descubre que ella puede verlos. Gabrielle tuvo que aprender a confiar en Adam; en que él la protegería luego de que ella lo ayudara.

Spell of the Highlander – Jessi St James no tenía tiempo para una relación sentimental. Tan pronto ella terminara de estudiar y finalmente fuese toda una arqueóloga, entonces se dedicaría a recuperar el tiempo perdido. Lo que Jessi no sabía es que la vida tiene una interesante manera de interferir con los planes que tan cuidadosamente trazamos.

Into the Dreaming – Jane Sillee me enseñó que si eres una escritora frustrada (that one hits very close to home) sólo tienes que viajar al pasado, casarte con un Highlander Laird (con todo y aldea a su cargo, por supuesto) y tendrás una audiencia cautiva para lo que te dé la gana de escribir. Después de todo, ¿quién va a decirle a la Milady que sus historias son una porquería?

¿Qué te parece? Estás de acuerdo, nada que ver, etc.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s