Chesapeake Blue – El final perfecto

OK… De verdad que me tardé demasiado, pero finalmente aquí está: la conclusión de la serie de los hermanos Quinn.

El cuarto y último libro de la serie de los hermanos Quinn es Chesapeake Blue, y es la historia de Seth Quinn. O Cheesecake Blue, como le decimos de cariño los que no podemos pronunciar Chesapeake (sorry, chiste interno).

Este libro me gusta mucho porque es 18 años después de los primeros tres. Seth ya tiene 28 años y es un famoso pintor que vuelve a casa después de haber pasado los últimos cinco años en Europa.

Y lo que más me gusta del libro es que podemos ver qué ha pasado en las vidas de Cam, Ethan y Phillip, quienes ya están entrando en los 50.

Cuando yo leo un libro, particularmente uno en el que me encantan los personajes, siempre me da mucha curiosidad saber qué pasó después. ¿Tuvieron hijos? ¿Cuántos? ¿A quién se parecían? ¿Vivieron felices para siempre?

Tantas preguntas que generalmente no tienen respuesta. Es por esta razón que me gusta tanto Chesapeake Blue.

Cam y Ana tuvieron dos hijos: Kevin y Jake y siguen viviendo en la vieja casa de los Quinn. Ana sigue siendo trabajadora social, aunque ahora se dedica más al trabajo administrativo que al manejo de casos. Sigue dedicandose a su jardín y cocinando deliciosos platos italianos.

Cam sigue trabajando en Boats by Quinn con Ethan y Phillip, y se han convertido en uno de los fabricantes de barcos artesanales más importantes de la región. Aubrey también se ha dedicado al negocio, y debo decir que es uno de los personajes que más me gusta. Completamente irreverente y divertida.

Ethan y Grace, además de Aubrey, tuvieron a Emily y a Deke. Y Emily finalmente hará realidad el sueño de Grace de ser bailarina. Se va a estudiar a una academia de baile en Nueva York. Grace siguió con su negocio de limpieza y ahora hasta tiene empleados.

Phillip y Sybil tuvieron a Bram y Fiona. Viven en Saint Christopher, aunque conservan su apartamento en Baltimore. Phillip se encarga de las finanzas, mercadeo y publicidad de Boats by Quinn. Sybil sigue escribiendo sus libros sobre el comportamiento y las interacciones humanas, y muy a menudo utiliza su propia familia como ejemplo, inspiración (you name it) para sus libros.

Seth regresa de Europa un poco huyendo de Gloria. Me dió mucha rabia enterarme de que, después de todo lo que Cam, Ethan y Phillip hicieron para evitar que Gloria se volviera a acercar a Seth, ella volvio a buscarlo y él lo permitió. Para mí, enterarme de que ella lo había buscado cuando él tenía como 14 años para pedirle dinero y que él se lo diera en lugar de decírcelo a sus hermanos, fue toda una decepción.

Cada vez Gloria regresaba y cada vez exigía más dinero… Y cada vez, Seth lo consegía y se lo daba.

El se justifica diciendo que a él no le importaba el dinero y si con eso podía mantener a Gloria alejada de su familia, pues no era un precio tan alto. Pero no es así, porque ella igual siempre regresaba, siempre pedía más, siempre le robaba el sueño y la tranquilidad.

Cam, Ethan y Phillip no lo hubieran permitido (“You mess with one Quinn and you mess with them all“) y eso es lo que me molesta.

Esta vez todo se complica porque ahora Seth se está enamorando de Drusila Whitcomb Banks. La niña rica de Washington que después de enterarse de que su prometido la engañaba con otra mujer, decide dejarlo todo -su familia, sus amigos, su activa vida social- para mudarse al pintoresco pueblito costero de Saint Christopher y abrir una floristería.

Todo esto sólo le da más poder a Gloria en sus exigencias, porque Seth siente que tiene mucho más que perder si no le da lo que quiere para que desaparezca.

No importa todo el tiempo que ha pasado, Gloria aún tiene el poder de hacer sentir a Seth como el niño de 10 años aterrado en la oscuridad de un cuartucho asqueroso.

Seth tendrá que entender que ella sólo tiene poder sobre él mientras él se lo permita. Y que éste es uno de los momentos en que su familia no quiere que él los proteja. Todos y cada uno de los Quinn está más que listo para protegerlo a él. Drusila también.

Algunas cosas que me encantan de este libro:

  • La relación entre Seth y Dru, porque él se tira de pecho desde el principio, pero ella necesita tiempo para analizarlo todo. Seth prácticamente se le mete debajo de la piel hasta que a Dru no le queda más remedio que aceptar que ya están involucrados en una relación.
  • El hecho de que desde el principio él le dice que la va a pintar y aún cuando ella se negó rotundamente, termina posando para él, no para uno, sino varios cuadros (“They will call this my Drusila period”).
  • Que finalmente conocemos mejor a Stella Quinn. En este libro, es Stella en lugar de Ray, quien se le aparece a Seth para guiarlo y ayudarlo a buscar una solución a sus problemas. Y la solución es la cosa más lógica del mundo: Seth tiene que hablar con su familia y ser sincero con ellos. Sólo cuando todos lo Quinn se sientan en la cocina de la casa (donde se realizaban todas las reuniones familiares), esta vez acompañados de Drusila, finalmente Seth se da cuenta de que su problema (Gloria) tiene solución.
  • Anna. Este personaje me encanta desde Sea Swept, pero en este libro se convirtió en uno de mis personajes de Nora Roberts favoritos de por vida. Me encanta cuando se queja de su familia de hombres (“¿Por qué Dios no me dio por lo menos una hija?”). Y me gusta porque en el fondo ella está encantada de ser la reina entre todos estos hombres que la idolatran.
  • Cuando Seth llega a Saint Chris y Cam lo despierta al amanecer de Dios, lo lleva al patio donde los esperan Phil y Ethan en el muelle y entre los tres tiran a Seth al agua como en los viejos tiempos.

Definitivamente es el final perfecto para una de mis series favoritas de Nora Roberts.

2 thoughts on “Chesapeake Blue – El final perfecto

  1. Si es el final perfecto para la serie Chesapeake Bay pero tengo que confesar que el personaje de Seth no es mi favorito. Mi parte favorita en este libro es que Seth y Aubrie se siguen amando como hermanos aunque la novia de Seth le siembre la duda y estos terminen besandose como experimento para saber si en verdad sólo se quieren como hermanos o sienten algo más romántico…Genial y déjenme decirles que ese experimento sí funciona pues ya lo he vivido!!!

  2. A mi me encanta Aubrie!!! Es uno de mis personajes favoritos. Lo que más me gustó es que después del experimento ella se le presenta en la floristería a Dru a comérsela, porque con qué derecho viene ella a dañarle la cabeza a Seth??? La del problema era ella si no podía entender que Aubrie y Seth eran hermanos, amigos, almas gemelas… vaya, familia. Y al final terminan convirtiéndose en grandes amigas.

¿Qué te parece? Estás de acuerdo, nada que ver, etc.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s