The Marching Season de Daniel Silva

Quiero añadir un poco de acción y testosterona este mes. Por eso escogí hablarles de Daniel Silva. No conocía este autor pero mi amigo Ángel Pérez me habló de él y también me regaló el libro. Ángel te dedico este post y te doy las gracias por el libro…

Daniel Silva es bien fácil de leer, inclusive más fácil que James Patterson. Se lee rápido porque las ideas fluyen y la descripción es bien precisa. El vocabulario no es muy rebuscado y yo diría que todo es bien práctico en el universo de Silva. Todo lo que nos cuenta o describe nos va llevando a la conclusión. Hay cierta economía de palabras y escenas para que todo el libro esté perfectamente calibrado como el arma de un francotirador.

El conflicto está centrado en Irlanda del Norte, en la lucha por la independencia y la soberanía entre los protestantes y los católicos de Belfast. El libro comienza cuando el IRS ha declarado un cese al fuego y la violencia para negociar un posible proceso de paz. No quiero entrar en detalles de facciones ni luchas de poder porque francamente creo que ni los propios irlandeses lo entienden ya. Este pedazo de tierra por el que tanto se matan y pelean desde el siglo XVII no ha visto paz hace más de trescientos años…Ha sangrado, peleado, perdido hijos, hijas, madres, padres e inculcado tanta violencia que ya no se sabe ni por donde empezar. El punto es que desde que los ingleses trajeron a los escoceses protestantes en el siglo XVII a poblar el Reino de Ulster (así se llamaba Irlanda del Norte en la antiguedad) disque “para civilizar a los salvajes católicos irlándeses”, no han parado las guerras, la violencia, las bombas, las muertes y las amenazas. Las cárceles están llenas de hombres jóvenes y viejos dedicados a liberar el país del yugo inglés o a mantenerlo para siempre… ¡Wow ya estoy exhausta de sólo contarlo!

Gente!!! ya son vecinos hace más de trescientos años, ya es hora de aceptar esa realidad y comenzar a bregar antes de que se extingan ustedes mismos… ¿Qué puedo decir de los ingleses? Se han dedicado a crear mega conflictos con sus ideas chuecas de civilizar a los demás metiendo a los peores enemigos en una misma cueva. Ejemplos: Irlanda del Norte trayendo a los protestantes a vivir donde reinaban los católicos; creando Israel, una nación judía dentro de lo que era Palestina, nación árabe. ¡Gracias ingleses por su planificación tan excelente! De ahora en adelante dedíquense al golf y a los jardines en su propia isla…

Olviden todo el trasfondo político e histórico…Lo más que me gustó de este libro fueron los personajes. Están bien logrados y con la misma economía y precisión de palabra que caracteriza a Silva cobran vida en las páginas para sorprendernos con sus pensamientos y acciones. No hay ningún estereotipo aquí. Todos tienen más de una dimensión y logran sorprendernos al final. No se trata de tipos sino de seres humanos bien logrados con destinos, pasados y motivos claros…

Tengo que confesar que me enamoré del malo: el asesino October. Nunca me había pasado pero este personaje es como ninguno que haya leído antes. Me recuerda un poco a Timothy Olyphant en la película HITMAN …*****suspiroooo*** Su verdadero nombre es Jean Paul Delaroche y fue vendido por su propio padre para entrenar como asesino desde la niñez. Es un artista pues su pasión es pintar y le gusta rodearse de cosas bellas: restaura una villa abandonada en las islas griegas. También es un atleta consumado. Tan es así, que anda en bicicleta subiendo cuestas todo el tiempo en la islita. Es más, cuando se retire de matón puede ganar el Maillot Jeune en el Tour De France!!! Lo más que me gusta es que no es una persona vengativa que mata por rabia. Para October toda esa estela de muertos que dejó atrás son sólo trabajos que le asignaron. Nada es personal en su libro. El único acto de violencia que comete por venganza es el asesinato del cirujano plástico que lo cambió de hermoso y asimétrico a un tipo feo y descuadrado…¡Vamos no voy a culparlo por eso! Yo también mataría al que me cambiara la cara para hacerme fea y vieja… Los cambios voluntarios deben ser para mejorar no para empeorar. Definitivamente, October es el héroe del libro pues se roba la gloria, la acción, el romance, la libertad y la simpatía del lector. Nunca me había topado con un anti-héroe tan carismático.

Otro de los aspectos que me llamó mucho la atención es que, a diferencia de otras novelas de espionaje, dónde sólo importa el glamor del vencedor y lo que consigue, Daniel Silva presenta bien claras las consecuencias de vivir una vida de espía. Vemos la vida de Michael Osbourne, nuestro héroe retirado de la CIA desde un lente microscópico cuando trata de adaptarse a la rutina doméstica con su esposa y sus bebés gemelos. Se ve clarísimo que la domesticidad no es para él. Michael ansía volver al mundo de la adrenalina donde su vida está en juego cada momento. Silva nos presenta una cadena de acciones donde todo lo que hacen los personajes tienen consecuencias en otros. En este universo todo se paga y cada acción tiene una reacción. Michael Osbourne utilizó un informante del IRA para obtener secretos y en este libro tiene que presenciar la tortura y la muerte de su informante como consecuencia de sus actos. Osbourne debe vivir con esa culpa el resto de su vida.

Silva también nos presenta la otra cara de la moneda cuando la terrorista irlandesa Rachel Wells enamora cruelmente a Preston McDaniels, un agente de la CIA, para robarle la agenda del enviado especial del Presidente. Preston era un tipo normal y corriente. Ni guapo, ni rico, ni poderoso. Totalmente promedio. Preston verdaderamente se enamora de Rachel, la bella mesera del cafetín de la esquina, y queda destrozado cuando le presentan la evidencia de que es una terrorista y su amor era solo parte del plan.

Lo único que fue un poco cursi es que exista una sociedad dedicada a incitar conflictos mundiales, atrofiando procesos de paz para sacar provecho de las ventas de armas, los negocios y demás que se llama The Society for International Development and Cooperation. No dudo que exista algo similar, de hecho varias. Lo cursi es que todos sus miembros tenían nombre de pintores: VanGogh, Rembrandt, Picasso, etc. Admito que sí adiviné la identidad del malvado Picasso antes de tiempo. Fuera de eso la trama y el desenlace fueron una sorpresa, hecho que siempre disfruto.

The Marching Season me gustó tanto, que no me importó que fuera la segunda parte de una serie que empieza con Mark of the Assassin donde nacen la mayoría de los personajes. Aunque no he leído el primer libro, igual me disfruté The Marching Season completito y no encontré la necesidad de hacer referencia a lo dicho anteriormente en el primer libro para entender la trama y el desenlace. Clasifico este libro como thrillerthrilling

Si no conoces a Daniel Silva te invito a leerlo para que te embarques en una aventura llena de acción, intriga y satisfacción.

¿Qué te parece? Estás de acuerdo, nada que ver, etc.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s