¡Personal Taste rompe el cute-o-meter!

Personal Taste drama posterPrometimos historias de amor y les traigo una que inmediatamente se convirtió en una de mis favoritas.

Realmente no pensaba discutir Personal Taste aquí porque, aunque este drama está basado en un libro, no pude leerlo porque está escrito en coreano y no hay una traducción al inglés disponible. Pero lo cierto es que quedé tan enamorada de la trama y los personajes, que tengo que compartirlo con ustedes.

El que pueda leer la novela de Lee Sae In en coreano, que lo haga y que luego regrese para contarnos las diferencias con el drama. Y mientras tanto, seguimos esperando una traducción.

Además, en Dramabeans, javabeans empezó a escribir una serie de posts sobre la novela y lo que ha publicado hasta ahora me pareció de lo más interesante. La pueden leer aquí.

En Personal Taste, el drama, Lee Min Ho (a quien habíamos conocido como Goo Joon Pyo, el niño rico, malcriado y rabietoso que nos robó el corazón en Boys Over Flowers y luego lo vimos como el anónimo justiciero en City Hunter y como el incorruptible general Choi Young en Faith) es Jeun Jin Ho, un brillante arquitecto cuya misión en la vida es recuperar lo que le robaron a su padre. Son Ye Jin es Park Gae In, la atolondrada hija del famoso arquitecto Park Chul Han, interpretado por Kang Shin Il (Lie to Me).

Son Ye Jin es Park Gae InGae In es ingenua y confiada. Le entrega su cariño a los demás con mucha facilidad, y es una sorpresa para ella cuando, en lugar de corresponderle, los demás terminan usándola e hiriéndola. Cosa que no parece endurecerla. Más adelante, ella vuelve a confiar y vuelve a entregarse como si nunca la hubiesen herido. Gae In es una de esas personas que se empeña en ver lo bueno de los demás.

La historia empieza precisamente cuando Gae In llega a la boda de Kim In Hee, interpretada por Wang Ji Hye, una de sus mejores amigas y su roommate, para enterarse que el novio, es nada más y nada menos que su propio novio, Han Chang Ryul, interpretado por Kim Ji Suk. ¿Pueden creer una cosa así? Ese es el momento en que uno quiere cojerlos a ambos y desgreñarlos.

Sobre todo a Kim In Hee, porque, ¿cómo tú tienes la cara dura de meterte en la casa de alguien y metértele por lo ojos al novio? Kim In Hee es una de esas mujeres que sólo quiere lo que otra tiene y además le tiene un resentimiento ilógico a Gae In, quien sólo es culpable de brindarle su cariño y amistad.

Lee Min Ho es Jeon Jin HoJeon Jin Ho, por su parte, está tratando de sacar adelante su pequeña firma de arquitectura, pero a cada paso se encuentra con un obstáculo en la forma de Mirae Construction. Esta era originalmente la compañía del papá de Jin Ho, pero Han Yoon Sub, interpretado por Ahn Suk Hwan (Boys Over FlowersThe Fugitive Plan B,Warrior Baek Dong SooRooftop PrinceBridal Mask y Big), quien era su socio y “mejor amigo”, lo engañó, le quitó la compañía y se quedó con todo, lo que llevó al papá de Jin Ho a la muerte.

Han Yoon Sub tenía un hijo, más o menos de la edad de Jin Ho, y ambos hombres se habían convertido en rivales profesionales. Y sí, lo adivinaron, el heredero de Mirae Construction es Han Chang Ryul, el ex-novio de Gae In.

Mirae Construction siempre le pone obstáculos a Arquitectural Group M (la compañía de Jin Ho) porque juega sucio, compra favores y se vale de funcionarios corruptos para conseguir los proyectos.

Al momento en que empieza la historia, la compañía de Jin Ho está en muy mal estado financiero y necesitan desesperadamente conseguir el próximo proyecto por el que van a competir: el diseño del Dahm Art Center.

Para beneficio de Jin Ho, ésta parece que será una guerra limpia, porque quien está a cargo del proyecto, el director del Dahm Museum, Choi Do Bin, interpretado por Ryu Seung Ryong (IRIS), es un hombre incorruptible (y uno de los personajes qué más me gusta, debo decir).

Cuando Jin Ho se entera de que a quien primero le habían ofrecido el proyecto fue al arquitecto Park Chul Han, y que el diseño original estaba inspirado en su propia casa, decide conocer mejor el trabajo del famoso arquitecto. Y habiéndose enterado, por casualidad, que Gae In estaba rentando una habitación, ya que se había quedado sin roommate (Kim In Hee), se presenta como potencial inquilino.

Claro, la única razón por la que Gae In le renta la habitación es porque, debido a una serie de coincidencias y malos entendidos, ella cree que Jin Ho es gay. Y si bien, en un principio, Jin Ho no se hizo pasar intencionalmente por gay, lo cierto es que cuando se enteró de que ella creía que lo era, no la sacó de su error. Y todo se complicó cuando el director Choi (quien sí era gay) se entera de que supuestamente Jin Ho también lo es y empieza a demostrar interés por él. Todo un revulú.

Jin Ho y Gae InA pesar de que Jin Ho estaba decidido a mantenerse alejado de Gae In, no puede evitar terminar cogiéndole cariño. Y cuando ella le pide que la ayude a vengarse de Chang Ryul, él no puede negarse y la ayuda en su plan de convertirse en el tipo de mujer que vuelve locos a los hombres. ¡Qué tonta! Ella no sabía que su personalidad bondadosa y su sinceridad eran suficiente para hacer que los demás la quisieran. Y si Chang Ryul y Kim In Hee la habían traicionado era porque ninguno de los dos merecía tenerla en su vida.

Me encanta cuando tanto Gae In como Jin Ho se dan cuenta de que se están enamorando del otro, creyendo que es un amor imposible. Gae In cree que él nunca podrá amarla porque es gay. Jin Ho cree que Gae In todavía está enamorada de Chang Ryul y teme que si ella se entera de que él le había mentido no lo va a perdonar. Porque a fin de cuentas, una mentira por omisión sigue siendo una mentira. ¡Qué desesperación!

También me encanta la manera en que siempre se hablan en jondaemal y se dicen Gae In-ssi y Jin Ho-ssi con todas las formalidades, incluso cuando ya eran amigos y estaban todo el tiempo juntos. Me parece súper cute.

Personal Taste KissY tengo que decir que el beso del episodio diez fue maravilloso. Primero, porque no me lo esperaba por lo menos hasta el episodio catorce. Segundo, porque realmente fue perfecto. Definitivamente Lee Min Ho se reivindicó después de los besitos lame de Boys Over Flowers.

Gae In ya se había dado cuenta de que vengarse de Chang Ryul no sería tan satisfactorio como pensó al principio. Que lo único que ella quería era a Jin Ho, aunque fuera un amor imposible. Si él nunca podía amarla, ella se conformaba con ser su amiga, siempre y cuando pudiera estar en su vida. Cuando Jin Ho la escuchó decirle a Chang Ryul que alguien más era el dueño de su corazón, en seguida se dió cuenta de lo que ella sentía por él, que era lo mismo que él sentía por ella.

Esa escena en que él camina hacia ella, con esa cara de absoluta determinación (breathtaking!) me dejó idiota. Honestamente yo pensé que, tal y como ellos habían acordado anteriormente, él iba a llegar, la iba a agarrar por un brazo, iba a decir su línea (“Game Over”) y se la iba a llevar cual amante apasionado. Lo que menos me imaginé es que después del “Game Over” él le daría aquel mega beso, allí delante de Chang Ryul y Kim In Hee (*Squeeeee! Swoon!*)

Y entonces él le dice que no es gay, y ella, en shock, empieza a darle puños en el pecho hasta que él la abraza. Y sube la música: “Babo Cheorom…” (Like a Fool de 2AM)

Este drama se convirtió en mi favorito y se debe principalmente (aunque me gustan todos los personajes) al personaje de Jin Ho.

Y no es solamente el hecho de que Lee Min Ho es bello. Aunque tengo que reconocer que en Boys Over Flowers yo estaba bien distraída con mi enamoramiento con Kim Hyun Joong para no haberme fijado en la cara tan linda que tiene Lee Min Ho. Digo, Joon Pyo siempre me pareció súper cute, pero en este drama definitivamente me enamoré de Jin Ho-ssi.

A mí me tomó un poco por sorpresa porque generalmente yo me enamoro de entrada del Second Male Lead y luego, poco a poco, me termino enamorando también del protagonista, pero sólo cuando éste empieza a enamorarse de la protagonista y a cambiar su personalidad y deja de ser un completo idiota.

Me tomó unos cuantos episodios darme cuenta de que la razón por la que en este drama me pasaba todo lo contrario es por culpa de la completa falta de Second Male Lead. De hecho, aunque Jin Ho es el protagonista, en realidad se comporta como el SML. Es dulce, considerado, siempre está ahí para ella, es el mejor amigo. El hecho de que ella no vea lo valiosa que es lo llena de rabia, y cuando la miraba con esa cara de circunstancia (ya saben, the SML soulful gaze) yo me derretía…

Por otro lado, Chang Ryul se comporta como el típico protagonista. Cuando empieza el drama es el chaebol malcriado y caprichoso que cree que se lo merece todo y que juega con los sentimientos de los demás sin remordimientos. Sin embargo, cuando se da cuenta de que, por estúpido, perdió el amor de Gae In, empieza a cambiar para convertirse en un hombre digno de ella (too late my darling, but kudos for trying).

Como ya mencioné, me gustan todos los personajes de este drama. La relación entre Lee Young Sun (la amiga de Gae In), interpretada por Jo Eun Ji, y No Sang Joon (el amigo de Jin Ho), interpretado por Jung Sung Hwa, es genial. Sang Joon es un poco el diablito en el hombro de Jin Ho. Es el que lo convence de meterse en la casa de Gae In, y cuando se entera de que ella cree que él es gay, él se autoproclama, no sólo gay, sino también el amante de Jin Ho para solidificar la coartada. Me moría de la risa cuando él actuaba gay y le decía jagi (darling) a Jin Ho y unnie (las mujeres llaman unnie a su hermana mayor y también a sus amigas) a Young Sun, de quien se hizo amigo, inicialmente para sacarle información.

Lee Young Sun y No Sang JoonLo mejor es que Young Sun y Sang Joon realmente se convierten en los mejores amigos. Y cuando todo se descubre, su amistad no sólo sobrevive, sino que se hace más fuerte, con el nuevo propósito de ayudar a Gae In y a Jin Ho a superar los bumps en su relación.

Me encanta la noción de que un hombre y una mujer puedan ser amigos de verdad, sin agendas escondidas ni segundas intenciones.

Uno de mis personajes favoritos es el director Choi. Me dio mucha pena cuando él empezó a enamorarse de Jin Ho, creyendo que era gay (pero, ¿quién lo culpa si Jin Ho es bello?). Y si bien desde el principio Jin Ho le dejó bien claro que no estaba interesado en él, nunca dejó de hacerse ilusiones. Me encantaban sus conversaciones con Gae In cuando ambos hablaban de su amor imposible, sin saber que los dos estaban hablando de Jin Ho.

¡Ay! Cuanta tristeza me dió cuando Jin Ho finalmente le dice que está enamorado de Gae In. Fue difícil para los dos. Para el director Choi porque le rompieron su corazoncito. Y para Jin Ho porque él ya lo consideraba un amigo y también le rompió un poco el corazón herirlo.

Pero eso no convirtió al director Choi en una persona amargada. Al contrario, en el fondo estaba feliz por Gae In y Jin Ho. Y al final fue quien más los ayudó a reconciliarse.

Tengo que decir que también me gustó el personaje de Kim In Hee. Es cierto que llegué a cogerle odio, pero me encantó odiarla. Nada que ver con Hyo Rin, la estúpida mosca muerta de Goong. Kim In Hee es maldita, egoísta, rencorosa y usa todas las armas en su arsenal. Según ella, Gae In lo tenía todo sin merecérselo, y como le tenía tanto resentimiento por eso, quería quitárselo todo.

Cuando Kim In Hee se enteró que Gae In se rehusaba a acostarse con Chang Ryul hasta estar lista, ella decidió ofrecerle lo que él quería. Chan Ryul, hombre estúpido al fin, cayó redondito. No fue hasta después que se dió cuenta que, lo que creía que era una moneda de oro, resultó ser una chapa de latón. Y cuando quizo recuperar a Gae In ya era demasiado tarde.

Chan Ryul se quedó sin la soga y sin la cabra, porque tan pronto Kim In Hee se dió cuenta de que ahora Jin Ho era una parte importante de la vida de Gae In, enseguida enfiló sus cañones hacia él. Es que me recordaba a las malas de las novelas mexicanas: “¡Ese hombre es mío o de nadie!”

Y tengo que decir que ésta es una de las razones por las que amo absolutamente a Jin Ho: jamás le hizo ningún caso a Kim In Hee. Desde el primer momento él la vió exactamente como era. El sabía lo que ella le había hecho a Gae In y si bien la toleraba en el plano profesional (Kim In Hee era la asistente del director Choi), nunca le dió entrada en el plano personal y le demostraba hasta cierto grado de repulsión. Es que me encantaba cada vez que ella se le quería meter por los ojos y él la botaba. ¡Mujer! ¡Es que no te das cuenta de que éste no es el tipo de hombre basura con el que estás acostumbrada a tratar!

Otra cosa que me gustó mucho fue el cameo de Yoon Eun Hye (GoongCoffee Prince y I Miss You) como una ex novia de Jin Ho de la universidad, ya que debo decir que ella es una de mis actrices favoritas de kdramas. Me pareció bien cute que Jin Ho, Gae In y Eun Soo (el personaje que hace Yoon Eun Hye) terminan tomando café en un Coffee Prince. Claro, no te das cuenta hasta que Eun Soo vira la taza y le hacen un close-up al logo de Coffee Prince (y si te lo perdiste, te enteras al leer el recap del espisodio en Dramabeams. ¡Gracias javabeans, girlfriday y samsooki! ¿Qué haría sin ustedes?).

Aunque tengo que reconocer que sí hay una cosa que no me gustó, y fue tanto mi desagrado que casi me daña la experiencia. No entiendo la actitud de Jin Ho en el episodio quince cuando se descubre la razón por la que él se mudó originalmente a Sanggojae (la casa de Gae In). Mi problema se debe a dos cosas. Primero, su reacción no iba acorde con su personalidad. Desde el principio del drama nos demuestran que él no es el tipo de hombre que renuncia; él lucha por lo que quiere a capa y espada. Y honestamente yo nunca he sido fanática del “Te amo tanto que voy a renunciar a ti por tu propio bien”. Pero por lo menos cuando Goon Pyo lo hizo en Boys Over Flowers, era para evitar que su mamá destruyera a Jan Di. Además, él tenía la certeza de que si él no estaba, Ji Hoo podía hacerla feliz (y en el fondo yo creo que él reconocía que Ji Hoo era una mejor opción para ella). Pero en Personal Taste, si Jin Ho se alejaba de Gae In, ¿qué opción quedaba? ¿Chan Ryul? ¡Una y mil veces no!

Segundo, lo que más me molesta es que lo hicieron ver como si la reacción de Jin Ho, en lugar de ser por haber mentido, era por haber sido descubierto. El había mentido desde el principio y con todo y eso se hizo novio de Gae In y estaban de lo más felices. Es cuando sucede el malentendido de los planos y cuando el papá de Gae In le hecha en cara que desde el principio él sólo quería usarla para ganar el proyecto, que él decide que tiene que alejarse de ella. Es más, se rehusa a explicar sus razones y simplemente acepta toda la culpa. Y lo que más rabia me da es que “para proteger a Gae In” (¿de qué la estaba protegiendo? Honestamente no sé) le dice cosas súper hirientes y le rompe el corazón, aunque ella se negaba a pensar mal de él. Ella ya había decidido creerle, lo único que él tenía que hacer era ofrecer una explicación. ¡Qué frustración!

Menos mal que cuando Gae In va a buscarlo a la villa del director Choi (él había planeado todo para que Jin Ho y Gae In se encontraran) en el episodio dieciseis, aunque al principio Jin Ho le dice que se vaya, justo cuando ella se va a ir, él la agarra por el brazo y le pide que se quede… (Hot scene alert!).

Me parece que la reacción de Jin Ho fue algo forzada, simplemente porque en los K-dramas el protagonista siempre tiene que hacer algún acto de renuncia con el que quede demostrada su nobleza y su amor por la protagonista, aunque la esté haciendo sufrir (Bah! Por eso me encanta Seung Jo en Playful Kiss. Será todo lo odioso que ustedes quieran, pero como protagonista rompió con todos los esquemas). Por lo menos al final Jin Ho volvío a ser el personaje que tanto me gustaba, así que voy a considerar eso un lapsus. Es más, voy a culpar al director, total, igual ya lo culpo por todo.

Este drama incluye otros elementos muy comunes en dramas, pero de una manera en que no parecían repetitivos o forzados.

Un ejemplo de esto es la situación de la disculpa/manzana que vimos también en Boys Over Flowers (¡qué cómico! En ambos dramas Lee Min Ho recibe la disculpa/manzana). En Personal Taste, Gae In le regala a Jin Ho, a manera de disculpa, una miniatura de una silla en forma de manzana (ella diseñaba muebles). Y él a su vez, más adelante, también como disculpa, basa su diseño del Dahm Art Center en la misma manzana. Y claro, esta vez no yo no tuve que preguntarme qué significaba la manzana, porque ya sabía que en hangul, las palabras manzana y disculpa se escriben igual y que es bastante común en los dramas (y súper cute en mi opinión) que alguien ofrezca una disculpa al mismo tiempo que ofrece una manzana.

También los piggyback rides. Antes mudarme a K-Dramaland, para mí, a quien se cargaba a caballito era a un niño pequeño, y quien lo cargaba era su papá, tío u otra persona que representaba una figura paterna. Nunca en mi vida pensé que un piggyback ride pudiera tener aspectos románticos y hasta eróticos. Ahora, por supuesto, desde que empieza el drama, ése es uno de los momentos que más espero (junto con EL beso). Debo estar yo también un poco obsesionada con las espaldas, como Chae Kyun en Goong.

Personal Taste - Piggiback RideEn Personal Taste me encantó el hecho de que cuando Jin Ho llevaba cargada a caballito a Gae In, ella (borracha, por supuesto) iba pensando en lo cálida que era su espalda. Porque ella siempre había tenido la impresión de que las espaldas eran frías (haciendo referencia a la frialdad y la indiferencia con que la trataba su papá), pero fue una sorpresa bien agradable el que la espalda de Jin Ho-ssi no lo fuera.

Boys Over Flowers - piggiback ridePlayful Kiss - piggiback rideEn mi escala de piggyback rides (sí, tengo un top ten, no me juzguen), Jin Ho/Gae In se han posicionado en el tercer lugar, después de Ji Hoo/Jan Di en el episodio quince de Boys Over Flowers y Seung Jo/Ha Ni en el episodio ocho de Playful Kiss.

Y bueno, no voy a entrar en detalles de los coreanos y su toilet humor. Basta decir que las caras que pone Lee Min Ho en esa secuencia (episodio cuatro) valen un millón de dólares. Todavía me estoy riendo.

Personal Taste es una historia divertida, dulce y llena de momentos jocosos. El casting está súper bien hecho, la química entre los actores es muy buena y todas las situaciones, incluso los elaborados malos entendidos, resultan bastante creíbles. La recomiendo de todo corazón. No se van a arrepentir.

Pueden ver Personal Taste con subtítulos en inglés aquí.

Para otros dramas, entren aquí.

Personal Taste collage

14 thoughts on “¡Personal Taste rompe el cute-o-meter!

  1. Great review, dongsaeng!!
    “…yo estaba bien distraída con mi enamoramiento con Kim Hyun Joong para no haberme fijado en la cara tan linda que tiene Lee Min Ho”. Well, duh!! I mean, double duh!!
    LMH was so awesome in PT que ni siquiera me molestaron sus pantalones saltacharcos, honestly!! Y sí, es una de mis favoritas también.
    No te juzgo por lo de tu top 10 piggiback rides. We K-addicts have a thing for lists.

  2. Glad you liked it unnie! After all, I wrote it for you, since he is your namja chingu.
    Ah! Y a mi me encantaban sus pantalones saltacharcos. Hello! El todo profesional con chaqueta y todo y entonces los pantalones saltacharcos y zapatos sin medias (LOL!)
    But I guess you have to be Lee Min Ho to pull that off🙂
    Aigo! Viste el video de Like a Fool? I was drooling all over again…

  3. Hola definitivamente totalmente de acuerdo jajaja Lee Min Ho es super lindo y este drama es genail me encanto, de verdad que tiene de todo muy recomendable.

  4. Hola Fresia! Te cuento que yo estoy ahora en mi fase de Lee Min Ho (me encanta!)
    Acabo de ver City Hunter y es el próximo review que voy a publicar. Pero si no lo has visto, te lo recomiendo desde ya porque está bello. Aunque Personal Taste sigue siendo mi favorito

  5. Pingback: City Hunter – mi primer drama de acción | Nuestro Rincón de Lectura

  6. Pingback: Man of Honor o Young Love Jae In « En Mi Patio

  7. Pingback: Alcanza tus sueños con Dream High « En Mi Patio

  8. Pingback: Rooftop Prince – romance, comedia y fantasía « En Mi Patio

  9. Pingback: King 2 Hearts – el rey que me robó el corazón « En Mi Patio

  10. Pingback: Bridal Mask – Un héroe enmascarado « Nuestro Rincón de Lectura

  11. Pingback: My Girlfriend Is a Gumiho – un romance de fantasía « En Mi Patio

  12. Pingback: Faith – El guerrero y la doctora del cielo « En Mi Patio

  13. 4 anos despues es q vengo a descubrir a este galan LMH. Es la primera vez q me enamoro de un asiatico jajaaja no me culpen. Me encanto tu resumen del drama. Y debo decir que actualmente llevo 3 de LMH vistas: BOF, Faith y PT. No parare hasta culminar sus producciones, y cada vez lo veo mas bello!!

¿Qué te parece? Estás de acuerdo, nada que ver, etc.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s