Mi romance con los comics…de Lizette Martínez

imagesCACE8EOMCuando decimos volver a la niñez, automáticamente pienso en aquellos veranos interminables, tumbada en el piso o el sofá de mi casa, leyendo tirillas cómicas (comics decimos en Puerto Rico). Desde que aprendí a leer pasaba las horas muertas comprando y leyendo comics en la farmacia de la esquina: de Lulú, Periquita, leyendas de América, el pato Donald, Archie, Susie, etc. Por una peseta (25 centavos) comprabas un comic y con otra peseta un frozen de coca cola… felicidad instántanea

Este es un double feature, así que no olviden leer el post de Sheila.

Durante el año escolar haciamos trueque en la escuela con los que no nos gustaron tanto o los repetidos.  Mis comicsimagesCADCJ3YB favoritos eran los de Lulú y Periquita. Me encantaba lo mala que era Lulú y la bruja Agata con su risa cacle cacle. No fue hasta que llegué a grande que comprendí que cacle no era sino una vil traducción literal de CACKLE… ¡Oh Dios! Igual que mi experiencia con el Vikvaporú, la medicina predilecta para  pecho y nariz tapada en mi casa. Creo que fue a los 12 años cuando vi la caja en que venía el potecito y me di cuenta que se llamaba Vick’s Vapor Rub…Esto se los cuento para que vayan captando lo que es vivir a caballo en dos idiomas: español e inglés.

imagesCALCHNHXPeriquita me encantaba por loca y golosa. Siempre la estaban castigando por las maldades que hacía. Niperiquita-comic hablar de la Tía Dorita que a mis ojos era el epítome de la belleza femenina. ¡No en balde siempre me ha gustado tanto la moda y los peinados de los años cuarenta!

Los revoluces e intrigas de La pequeña Lulú eran mi deleite. Me encantaba que todos los niños eran flaquitos en la tirilla, excepto Toby claro, pero las mamás de Lulú y Toby eran unas gordas pechugonas que tenían tacos siempre…

imagesCADKM1NTOtros favoritos eran los comics de Sal y Pimienta, dos bebitos regordetos que hablaban su propio idioma y los demás solo entendían gugu gaga. Eran super inteligentes y siempre hacían muchas maldades que nadie pensaba en achacarles…En estos dibujos los padres nunca tenían cara, salían solo las piernas o brazos. Interesante perspectiva desde el punto de vista de un bebé que mira desde el piso a los adultos…

También me gustaban Lorenzo y Pepita, un matrimonioimagesCA7QVEDV americano tradicional, él trabajaba y ella  cocinaba unas cenas muy ricas. imagesCA2FDAHELorenzo siempre estaba hambriento y se hacía unos sandwiches gigantes de mil pisos que se atragantaba para luego pasar la tarde del sábado durmiendo en el sofá, sin cortar la grama ni hacer las tareas del hogar.

imagesCAIMCXMHLas aventuras de Hugo, Paco, Luis y el Tío Rico MacPato eran como ver el Discovery Channel: viajaban al Polo Norte, descubrían ciudades perdidas o animales fantásticos, Ciro Peraloca inventaba la máquina del tiempo, etc. ( ¡A mi hijo le encantaban estos comics!)

Los comics de Archie me brindaban una ventana a lo que pensaba que sería la escuela cuando fuera grande. imagesCAQ5ZT31Betty y Verónica eran dos chicas modernas a todo dar.  Betty me caía bien, Verónica era una malvada egoista. Estos comics los podía leer también en inglés y me enseñaron slang, la jerga de la calle que no se aprende en la escuela ni en los libros. En inglés también leía los maravillosos Peanuts, imagesCA6DF1DCRabanitos en español. Snoopy el perro genio y soñador, Woodstock el pajarito fiel que volaba al revés. Ni hablar de la malvada Lucy que pasaba la vida abusando de Charlie Brown y de Linus que siempre estaba esperando La Gran Calabaza que traía dulces en Halloween pero que nunca llegaba…

imagesCACOPUZELos comics de Susy tan tontos y cursis me encantaban porque eran de romance y se pasaban dándose besos bajo la7515666672_fb21c4feee_z lluvia. De hecho, cuando llegaba el beso podía ocupar hasta dos páginas de los cuadritos dibujados en todos los ángulos posibles…¡Todo un estudio gráfico del beso, un tema que toda niña curiosa quiere investigar! Supongo que mi amor por los comics de Susy se transformó en mi amor por las novelas románticas que leo hoy…*suspirosssss*

Las leyendas de América y Joyas de la Mitología eran toda una aventura histórica para mi: había de la antigua Grecia, de los Incas, decomics-leyendas-de-america-editnovaro-anos-60s_MLM-F-79363424_5354 Uruguay, etc. Me brindaba una ventana al mundo de la historia, el realismo mágico y las leyendas. Mis favoritas eran la leyenda de Cupido y Psiquis porque se enamoraron a pesar de todos los obstáculos e intrigas de las hermanas envidiosas de Psiquis que la hicieron dudar del amor de su imagesCA0H7WOLesposo misterioso, hecho que precipitó la pérdida de gracia para ella. La pobre tuvo que andar toda la tierra para encontrar a Cupido y finalmente se convirtieron en pareja mítica, unión del amor físico y el espiritual. Siempre que leía ese comic volvía a llorar.

Otra leyenda favorita era de miedo y sucedía en Montevideo. Una hermosa muchacha quería ser monja y de pronto llega a la ciudad un extraño que causa sensación entre  las mujeres. Sin embargo, la protagonista percibía un olor a azufre a su alrededor y le disgustaba su presencia. El extraño trataba por todos los medios de conquistarla pero ella se negaba, prefiriendo rezar y leer sus oraciones. Al final, el extraño no era otro que el diablo y se lleva a la hermana de la protagonista mientras se aleja saltando con patas de cabro y dejando la casa impregnada de azufre… !Escalofriante lección del engaño colectivo! Creo que por eso también me encanta el libro El Demonio y la Srta. Prym de Paulo Coelho y las películas de terror.

No puedo dejar de mencionar a Mafalda, mi tirilla preferida. Tengo todos los libritos de Mafalda individuales del 1-10 y el libromafalda2 conmemorativo grandote que eran los diez años de Mafalda. ¡Gracias Quino por enseñarme conciencia social, conflictos del mundo, política, historia, el estudio de la sociedad argentina y mundial para los efectos, en una hermosa tirilla cómica, amena, fácil de leer y super adictiva!  Mi hermano y yo nos peleabamos por los libritos y nos lo sabíamos de memoria.

En mi adolescencia comencé a leer otro tipo de tirillas. Descubrí el humor negro mejicano de HermelindaimagesCALDULL4 Linda de la Bondojía y Aniceto el brujo. El mensaje siempre era el mismo, la gente imagesCA4B5D9Ptrataba de controlar sus destinos o poseer a los demás con pociones y embrujos pero al final siempre les salía el tiro por la culata y acababan peor o se morían…Jamás nadie conseguía lo que quería. Las mujeres dibujadas eran lo que yo denomino potrancas: grandes curvas, cintura de avispa bombón y trajes bien cortos con millas de piernas. Obviamente, estos comics no eran para niños pues su tema era altamente sexual y cachondo.

Fue entonces que descubrimos  Asterix…Mi padre nos traía siempre los libros de Asterix el galo del siglo 1 después de Cristo.imagesCA2OO5HO Entre mi papá, mi hermano y yo haciamos competencia para ver quien lo leía primero… Además de ser sumamente graciosos, sin darme cuenta, me eseñaron historia  y los nombres antiguos de todas las regiones de Europa: Lutecia, Armorica, Alvernia, Iberia, Lusitania, imagesCAYYNR3EHelvecia, Suedonia, Iliria, etc. Leer Asterix fue una verdadera lección cultural que nunca he olvidado. Inclusive memoricé algunas frases famosas de la Antigüedad como: Delenda Cartago como decía el Gran CAtón, o Vini, vidi, vinci… Gracias Uderzo por traer ese mundo maravilloso de la Europa clásica a mi sala en Puerto Rico… ¡Ni hablar del hambre que daba ver esos galos comiendo jabalíes rostizados a fuego lento al final de cada episodio!  ummmm ummmm todavía los quiero probar…

imagesCADVXZMVNo puedo dejar de mencionar a Calvin and Hobbes, la única tirilla que he leído en mi adultez. Se trata de un niño muy travieso con su tigre de peluche Hobbes, que es real paraimagesCAJ6TOH0 Calvin. Tienen muchas aventuras y Calvin es como Mafalda que habla como adulto.

Hasta aquí llega el recorrido por mi infancia literaria. Espero hayan disfrutado leyendo tanto como yo recordando mi romance con los comics de todas clases. Esta historia de amor literaria me precipitó a leer más y más, hasta que me convertí en la ávida lectora que soy hoy en día. Lo mejor de todo era la variedad de temas y lo rápido que se leía un comic. Leyendo comics aprendí a soñar, a viajar, a besar, a reirme sola, llorar y suspirar desde la comodidad de mi hogar…

7 thoughts on “Mi romance con los comics…de Lizette Martínez

  1. Liz me mataste con lo del Vikvaporú!! Yo tengo una anécdota parecida con Holideionai, y no fue hasta hace menos de dos años que tuve una epifanía y me di cuenta de que realmente era Holiday on Ice!!! JAJAJA

  2. Pingback: Libros que disfruté en la infancia… | Nuestro Rincón de Lectura

  3. Me encantó leer los recuerdos de la niñez, me encantan mis historietas, aun los leo, los cuido como oro y aun los compro, mis favoritos: la pequeña Lulú, Periquita, Lorenzo y Pepita y cualquiera de los patos(Donald,Tio Rico). Y los toques curiosos: Hermelinda y Aniceto.

    • Hola Marita bienvenida! Me alegro que hayas disfrutado este recorrido por la niñez… Yo también conservo mis historietas pero quiero más. ¿Dónde las compras? En Puerto Rico ya no los venden en ningún lugar.

  4. Hola. Un abrazo desde Honduras. Gracias por permitirme disfrutar nuevamente mi niñez. Aprecio eso. Compartimos esos momentos a la distancia y fue hermoso. Ah la vida !! Cuanto hay para sonreír … Gracias ..

    • Hola Adela bienvenida a Nuestro Rincon! Qué comentario tan bonito me dejaste. Me alegro mucho que hayas disfrutado reviviendo la infancia. Ya quisiera yo que vendieran estos comics en algún lado! Feliz Navidad y gracias por comentar.

¿Qué te parece? Estás de acuerdo, nada que ver, etc.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s