Lucky Number Four de Amanda Jason

Lucky-number-fourLucky Number Four de Amanda Jason es una de esas novelitas rosa que leemos para descansar el cerebro, ya que, seamos realistas, esta lectura no requiere mayor esfuerzo.

Reconozco que escogí este libro casi exclusivamente por la portada. Definitivamente no es el mejor criterio de elección. De ahora en adelante tengo que recordar que no se puede juzgar un libro por su portada.

Y bueno, también tengo que reconocer que el libro tuvo sus momentos buenos y que me gustaron casi todos los personajes, pero es difícil dar una opinión objetiva de un libro en el que odié por completo a la protagonista.

Pandora es petite, pelirroja y con pecas, lo cual habría suficiente para ganarle mi simpatía (por alguna razón soy débil con los pelirrojos y con los zurdos) pero, lo dañó siendo una quejona, insegura e idiota sin una onza de autoestima ni seguridad en sí misma.

En mi opinión, en las obras de ficción, las heroínas siempre deben ser fuertes, decididas, de respuestas ingeniosas, asertivas y básicamente kick-ass (aprovecho para invitarlos a leer el post de Lizette sobre las amazonas de la vida real). Dora no es nada de eso.

Además, a mí me caen mal las mujeres que no saben beber y se la pasan emborrachándose y haciendo el ridículo.

Lo bueno es que los otros personajes del libro sí me gustaron.

Julie y Kevin son los amigos de toda la vida de Dora. Los tres eran roommates hasta que Julie y Kevin se dieron cuenta de que estaban enamorados hacía años y se casaron, convirtiendo a Dora en la tercera rueda.

Cuando Dora se da cuenta de que no puede concentrarse en sus estudios universitarios porque constantemente la distrae el escuchar a sus roommates recién casados pasarla mejor que ella, decide empezar a buscar apartamento para mudarse.

Es así que Dora conoce a Drew, Colin y Liam, quienes insisten en que ella tiene que ser su roommate y convertirse en su Lucky Number Four.

Ahora, esto es lo mejor de todo: Drew, Colin y Liam son nada más y nada menos que los súper modelos más cotizados y famosos del mundo. Son altos, bellos como estatuas griegas, y, para sorpresa de Dora, quien se pasa todo el libro desconfiando de sus buenas intenciones, son amables, educados, considerados y para nada arrogantes.

De entrada, a Dora le gusta Colin, aunque ella trata por todos los medios por convencerse de que una relación con cualquiera de sus roommates no es una buena idea. Además, ella insiste en que es tan poquita cosa que no hay posibilidad de que siquiera le guste a ninguno. Imagínense ustedes página tras página de esta quejita constante.

Aunque el libro es un POV y sólo vemos la perspectiva de Dora, de vez en cuando, al final de un capítulo, la autora nos da uno o dos párrafos desde otra perspectiva. Ahora, sabemos que el que nos habla es uno de los Modelteers, quien va poco a poco enamorándose sin remedio de Dora (no entiendo por qué), pero la autora en ningún momento nos aclara cuál de los tres es. Entiendo que lo que la autora quería era que, a medida que los vamos conociendo y vamos viendo la dinámica entre los personajes, fuésemos sospechando que es uno, para luego descartarlo y sospechar de otro.

Personalmente, yo me di cuenta de cuál de los tres era bastante rápido, aunque quería pensar que la autora no sería tan obvia. Pero, cuando el que realmente me gustaba resultó ser gay, tuve que aceptar lo inevitable.

Drew es el líder del grupo y, además de tener todos los chavos del mundo por su trabajo (no puedes ir a ningún sitio sin encontrarte con su cara en una revista, una valla publicitaria, un anuncio de televisión, etc.), su familia es millonaria. El papá de Drew le regaló el edificio de apartamentos en el que viven. El piso superior del edificio es un penthouse con cuatro habitaciones en el que viven los tres modelos y, ahora, Dora.

Desde el primer momento no pude evitar caer rendida a los pies de Drew porque además de que es todo un Adonis, es súper simpático, adorable, atento, y la lista sigue y sigue.

Colin es inglés (con acento sexy y todo). Dora se pasa tres cuartas partes del libro con un crush con Colin porque cree que fue él quien la besó apasionadamente en la fiesta de Halloween. Honestamente pudo haber sido cualquiera de los tres, ya que tenían el mismo disfraz, pero, por alguna razón, Dora decidió que había sido Colin. El problema es que, después de esa noche, él no parecía interesado en otra cosa más que una amistad.

Lo que me parece cómico con Colin es que cada vez que él hablaba, yo hacía el acento inglés en mi cabeza. Después, cuando me daba cuenta, me reía yo sola. Pero, bueno, sospecho que los que toman el tren conmigo por las mañanas ya temen por mi salud mental.

Liam, quien es australiano (otro acento sexy) es mi favorito de los tres. Liam es de pocas palabras, casi nunca sonríe y es así todo enigmático y acongojado y misterioso.

Otro de los personajes que me encanta es Jeff, otro de los amigos de Dora. Jeff sería el hombre perfecto para Dora si no fuera por el pequeño detalle de que es gay. Dora y Jeff tienen una relación a la Will and Grace.

Es precisamente el gayar de Jeff que identifica a Liam como gay, aunque él todavía está en negación.

La familia de Dora es todo un show. Su mamá es medium y tiene un espíritu guía y toda la cosa, Henry, quien es, de hecho, bastante metido. Además, tiene dos abuelas que son polos opuestos y se la pasan discutiendo. La familia la completan el papá, un abuelo y dos hermanos adolescentes. Se pueden imaginar que las cenas de los domingos en esta casa se convierten en una gallera.

El libro es entretenido, más que nada por lo simpáticos que resultan todos los personajes, a excepción de la protagonista. Además, se lee rápido y sin mayor esfuerzo. Como les dije al principio, se lo remiendo para esos momentos en que nuestro cerebro necesita un break.

4 thoughts on “Lucky Number Four de Amanda Jason

  1. Pues para empezar ese nombre de Dora es muy estúpido, dora la exploradora… !Menos mal que me dices que uno de los supermodelos es gay porque si no hubiese clasificado esta historia como ciencia ficción! ¿Qué los 3 amigos llevaban el mismo disfraz? How gay is that! ¿qué estamos en kinder? Todo me recuerda a una película muy graciosa y tonta que salía Freddy Prince Jr y Monica Potts creo, que ella era dra o algo así y vivía con 3 super modelos roommates que eran unas celestinas y querían juntarlos a ellos como pareja.

    • Hola Katy! Sí, es entretenido. Me divertí y me gustaron mucho todos los personajes. La única que no me gustó fue la protagonista. Cuestión de gustos, supongo. Gracias por comentar!

¿Qué te parece? Estás de acuerdo, nada que ver, etc.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s