Los romances históricos de Kerrelyn Sparks

Como ustedes saben, a mí me gusta mucho Kerrelyn Sparks y su serie de vampiros Love at Stake. Me gustan los personajes que ella crea, su sentido del humor y la manera en que entreteje exitosamente una trama interesante con situaciones completamente absurdas. Todos estos detalles nos dan el resultado final de un libro interesante y divertido con personajes que, libro tras libro, se van convirtiendo en parte de nuestra vida.

Forbidden-LadyPara mí fue realmente una sopresa cuando encontré The Forbidden Lady y Less Than a Gentleman, porque no tenía idea de que Kerrelyn Sparks escribía también novelas de época. Más interesante me pareció cuando me enteré que ambas historias fueron escritas originalmente antes de empezar a escribir la serie Love at Stake.

Las historias de época siempre han sido mis favoritas desde que leía a escondidas las novelas de Barbara Cartland de mi mamá. En aquellos tiempos yo fantaseaba con ese mundo de condes y duques, mansiones, fiestas de la sociedad, trajes fastuosos. Y siempre la historia de la pobre institutriz que, con su inocencia y su honestidad, lograba enamorar al soltero más codiciado de la alta sociedad londinense.

Pero ya estoy divagando. Vamos a The Forbidden Lady.

El libro fue publicado originalmente en el 2002 como For Love or Country. Con motivo de la publicación de la secuela de esta historia en el 2013, Less Than a Gentleman, la primera parte fue publicada nuevamente con este nuevo nombre.

Según explica la propia Kerrelyn Spaks, The Forbidden Lady no es exactamente igual a For Love or Country, ya que, para esta segunda publicación, la autora revisó la historia e hizo algunos cambios. Si, como yo, nunca leyeron la versión original, no se tienen que preocupar por las diferencias, sólo disfrutar la lectura.

La historia se desarrolla en el Boston de 1769, en medio de las tensiones entre los soldados ingleses y los patriotas estadounidenses, quienes estaban ya organizándose para buscar su independencia.

Quincy Stanton era el hijjo ilegítimo de un noble inglés a quien, cuando tenía unos seis años, enviaron a América con su tío Edward porque su papá estaba a punto de casarse con una rica heredera.

En mi opinión, Quin salió ganando porque, en lugar de crecer junto a un padre déspota y egoísta  que sólo le hacía desplantes, tuvo la oportunidad de tener como padre a un hombre honesto, trabajador, que siempre le demostraba cuánto lo quería y cuán orgulloso estaba de él. Y digo padre en todo el sentido de la palabra, porque lo único que Edward no hizo por Quin fue darle la vida.

Quin y Edward eran socios en Stanton Shipping, una compañía mercantil de mucho prestigio en el Boston de la época. Pero aún más interesante que eso, Quin era un espía para la causa revolucionaria. Claro, para esto, él se tenía que hacer pasar por un snob, un simpatizante del imperio inglés.

Virginia Munro era una señorita de la sociedad de Carolina del Norte. Ella y su hermana Caroline estaban pasando una temporada con su tía Mary Dover en Boston tras ésta haber quedado viuda. Y cuando digo viuda, me refiero a liberada de un marido déspota, maltratate y básicamente mala persona, que tuvo la única delicadeza en su vida de morirse y dejar a la pobre Mary en una buena situación económica.

Virginia es una de esas mujeres que, de entrada, dan la impresión de ser débiles y delicadas, pero, en los momentos importantes, demuestran fuerza y entereza. Virginia, al igual que el resto de su familia, era patriota y resentía el dominio inglés en suelo americano. Por eso, al principio, se negaba a la posibilidad de que le gustara un dandy como Quin. Pero, a medida que ella se fue dando cuenta de las incongruencias en la personalidad de él, se fue despertando la curiosiodad y la fascinación que ella sentía por él.

A mí me pareció muy interesante la historia con todo el plotline del espionaje y cómo la autora entrelazó su historia con hechos históricos. Aunque, claro, como la misma Kerrelyn Sparks hace la salvedad en el prólogo, ésta es, antes que nada, una historia de ficción.

Me gustaron muchos los personajes; los principales y los secundarios. Aunque tengo que reconocer que mis personajes favoritos fueron:

  • Edward, quien había estado toda su vida enamorado de Mary y, por ella, había bautizado uno de sus barcos The Forbidden Lady, porque ella era una mujer casada.
  • Josiah me daba mucha ternura porque a los nueve años (la edad de Sebastián, mi hijo menor) había vivido experiencias muy tristes, había perdido a su mamá y estaba solo en el mundo. Menos mal que se topó con Quin, quien se veía a sí mismo en el niño desamparado. Me encantó la relación entre ellos.
  • Johnson, el jefe de Quin para todo lo que tenía que ver con espionaje. Era un hombre duro y seco que nunca sonreía, pero nunca te cabe duda de que es una buena persona.

Habiendo dicho todo esto, también tengo que decir que, para los que, al igual que yo, conocieron a Kerrelyn Sparks a través de la serie Love at Stake, inicialmente sentirán que bien podrían estar leyendo otro libro de la serie, pero con todo el mundo vestido de época.

Es muy fácil ir reconociendo en The Forbidden Lady a personajes a los que les hemos tomado cariño en Love at Stake. Aunque, en realidad, es al revés, porque este libro ella lo escribió antes que Love at Stake.

Por ejemplo, Jamie Munro, el papá de Virginia, no es otro que Angus Mackay. Tiene su personalidad, su manera de hablar, su sentido del honor y ese instinto protector que tanto me gusta de él.

Edward me recuerda un poco a Roman Draganesti sin el drama existencial que tenía en How to Marry a Millionaire Vampire.

Quin bien podría ser uno de los misteriosos Vamps de la otra serie. Por alguna razón, a mí me recordaba un poco a Giacomo di Venezia.

Pero no dejen que esto los desanime. A medida que la historia iba avanzando y yo me iba identificando con los personajes, fui dejando de comparar y empecé a disfrutar la historia. Así que les recomiendo The Forbidden Lady.

Pronto les hablaré de la segunda parte, Less Than a Gentleman, que es la historia e Caroline Munro.

¿Qué te parece? Estás de acuerdo, nada que ver, etc.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s