Some Girls- My Life in a Harem de Jillian Lauren

some-girls-bookHonestamente no sé cómo llegó este libro a mis manos. Debo haberlo heredado como muchos otros. De lo que sí estoy segura es que no lo compré…

haremA primera vista suena interesantísimo el tema: la vida en un harén…. Inmediatamente asoman pensamientos deharem-2 lujuria, pasiones prohibidas, relaciones lésbicas para combatir el tedio, eunucos abanicando odaliscas desnudas en los baños turcos, posiciones dignas del Kama Sutra, etc. etc. etc. ¡Nada que ver! Yo tirándome de clavado en la piscina de mi abuela es más emocionante que esta lectura…

Claro estoy hablando desde el punto de vista de un lector objetivo que no tiene nada que ver con el tema del relato. Ahora si tomamos el texto desde el punto de vista de una madre… Uff, esta podría fácilmente ser la peor pesadilla para unos padres. La protagonista es una hija adoptada por una familia promedio de clase media. Su padre era abusivo emocionalmente pues sufría de rabias incontrolables y alcoholismo, pero nunca fue descuidada por sus padres. Sin embargo, a los 16 años deja la escuela porque quiere ser actriz y se muda a Nueva York a perseguir su destino. Obviamente, sin diploma de escuela superior su trabajo de mesera no le deja en qué caerse muerta y ella va rodando y rodando hasta bailar desnuda y luego servir de escort en una agencia de prostitución velada… Como dije LA PESADILLA DE CUALQUIER MADRE

A esta conducta tenemos que añadirle el uso de drogas y alcohol RECREATIVO, término sumamente hipócrita porque no hay tal cosa como coquetear con la muerte de forma recreativa. Encima nos cuenta Lauren que desde los 9 años se ha pasado la vida haciendo dietas que nunca funcionan; en sus propias palabras, “haré dieta hasta que consiga amarme a mí misma”.  La relación de odio que tiene Lauren con su cuerpo la lleva a trabajar en la prostitución. Lauren la describe  como un pacto Faustino: su odiado cuerpo es amado por muchos y le da placer a muchos pero a ella solo le causa dolor. Yo no sé ustedes, pero ya este cuadro clínico que les he presentado me está parando los pelos: desprecio por ella misma, rechazo a la educación, promiscuidad, uso del sexo como moneda, prostitución, uso de drogas y alcohol… PESADILLA

Borneo-mapA los 18 años Lauren va a una audición que resulta ser una entrevista para formar parte del harén del Sultán de Borneo. La paga espectacular,  $20,000 por quedarse dos semanas (más de lo que haría trabajando un año entero) más un ajuar nuevo de marcas de diseñador a cuenta del Sultán, la tientan sobremanera. La idea de viajar a un lugar exótico y conocer a un sultán… Estos factores eran atrayentes para Lauren y acepta sin pensar que puede haber consecuencias nefastas (puede ser secuestrada, maltratada, abusada, retenida en contra de su voluntad, etc.). Ella simplemente se monta en un avión y se va como si fuera a filmar una película fabulosa (esa es la excusa que le da a su familia para salir del país). Una vez en los predios del Sultán, la narrativa se enfoca en la competencia que tienen todas las chicas, de todas partes del mundo, en capturar la atención del Sultán que las trata como si fueran sus novias y no prostitutas a su servicio. Menos mal que el tipo era un romántico y no un sadista…

images81062PCTLo más que me llamó la atención de este relato fue el primer trabajo como escort que le tocó. Tuvo que ir al cuarto de hotel de una personalidad de radio que la hizo ponerse en cuatro patas en la cama, levantar el trasero en alto mientras él se miraba al espejo masturbándose y justo antes de su orgasmo se da un pase de rush (nitrato amílico, poppers), los ojos se le viraron y se desmoronó en el suelo… ¡óyeme la verdad es que vivir de la industria del sexo tiene que ser como habitar en otra dimensión alterna, llena de locos sin reglas dónde todo se vale para llegar al clímax!

Lo bueno es que después de pasar meses en el jillian-laurencampamento-harén, Lauren regresa sana y salva a Estados Unidos y utilizó el dinero de forma productiva porque escribió un libro y dejó atrás la vida en la industria del sexo. Lo peor de todo es darnos cuenta que viviendo en el harén, a disposición del sultán y sus amigos como objeto sexual, estaba mejor que cuándo vivía sola, sin amo, usando drogas y sirviendo a clientes aberrados que muy bien pudieron aprovecharse de la situación para hacerle daño…

¿Qué te parece? Estás de acuerdo, nada que ver, etc.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s