La fiesta del Chivo de Mario Vargas Llosa

Fiesta-ChivoHace un par de años empecé a leer el libro La fiesta del Chivo de Mario Vargas Llosa. Mi relación con este libro ha sido un tanto turbulenta y hasta lo he tenido que abandonar por momentos, pero finalmente lo teminé.

Pero no vayan a pensar que la razón por la que me dio tanto trabajo terminar de leer este libro es que sea malo, todo lo contrario, el libro es excepcional. Nada menos de lo que podemos esperar de un escritor de la talla de Mario Vargas Llosa. Esto fue, más bien una cuestión personal debido a mis circunstancias y a mi historia, que hizo que el libro fuera más impactante para mí.

El libro trata sobre la dictadura de Rafael Leonidas Trujillo en República Dominicana. Y, aunque personalmente yo no viví bajo la dictadura de Trujillo, sí era lo suficientemente reciente (Trujillo fue asesinado en el 1961) como para que peraneciera muy fresca en la consciencia colectiva de los adultos a mi alrededor.

Quizás por esta misma razón, este período histórico de mi país no se estudiaba a fondo. Sí, en la clase de Historia Dominicana hablamos del período de la dictadura y, en términos generales, de lo sangrienta que fue, pero reconozco que yo no sabía mucho al respecto. Menos aún sobre el asesinato de Trujillo como tal, salvo que recuerdo a mi mamá señalando el monumento cada vez que pasábamos por el lugar donde lo mataron, saliendo de la Capital.

Quizás por eso, por mi propio desconocimiento de mi historia, fue que este libro me impactó tanto.

El libro nos habla de la etapa final de la dictadura desde varios puntos de vista. Además, la narración se mueve en el tiempo para presentarnos los hechos dependiendo de quién nos los está contando.

Por un lado, el libro nos presenta la historia de Urania Cabral, quien regresa a República Dominicana después de años de ausencia. Urania salió del país a los catorce años, cuando se fue a estudiar a Estados Unidos, y regresa finalmente de visita treinta y cinco años después. Pero esta no es una visita feliz. Es una visita llena de amargura con la que Urania tiene la esperanza de dejar atrás la experiencia más horrible y traumatizante de su vida.

Urania es hija del senador Agustín Cabral, quien era el presidente del Senado y hombre de confianza de Trujillo, hasta que, de la noche a la mañana, perdió la confianza del Jefe y quedó excluído de su círculo de allegados. Urania nos cuenta los que hizo su padre para volver a ganárse el beneplácito de Trujillo y las razones que ella tuvo para abandonar a su familia y su país por treinta y cinco años.

En esta historia se entrelaza la experiencia de Urania al regresar a una República Dominicana completamente diferente a la que dejó con los recuerdos de su infancia y adolescencia.

Por el otro lado, vemos los últimos meses de la dictadura desde varios puntos de vista. Nos presenta la historia de los que mataron a Trujillo, Antonio Imbert, Antonio de la Maza, Salvador Estrella Saldhalá, Amado Garcia Guerrero, Pedro Livio Cedeño, Modesto Díaz, Manuel Cáceres Michel, Juan Tomás Díaz, Roberto Pastoriza, Luis Amiama Tió y Huascar Tejeda. En esta parte conocemos un poco la historia de los conspiradores y las razones que los llevaron a oponerse al régimen. También nos enteramos de lo que pasó después del magnicidio, como fueron traicionados, cazados, torturados y finalmente asesinados en manos de Ramfis Trujillo.

Y, por supuesto, vemos también la historia desde el punto de vista del mismo Trujillo y de sus colaboradores cercanos. Pero para mí, una de las voces más interesantes del libro es la de Joaquín Balaguer, quien, al momento del asesinato de Trujillo era el presidente de la República. Un presidente marioneta, claro está; Trujillo lo puso en esa silla y era quien seguía tomando todas las decisiones de estado. Balaguer era simplemente una figura decorativa para aplacar los reclamos de la comunidad internacional en contra de la dictadura.

El libro nos presenta un Balaguer brillante, comedido, calculador, maquiavélico. La manera en la que manipula las circunstancias tras la muerte de Trujillo para, no sólo conservar su puesto como presidente, sino para alejarse por completo de la sombra de Trujillo y sus crímenes y posicionarse como el precursor de la nueva era de democracia y justicia, fue simplemente genial. Y es que no hay duda de que Balaguer fue un hombre brillante. Imagínense ustedes que a los ochenta años y ciego todavía fue capaz de ganar unas elecciones y gobernar el país por diez años más.

Yo siempre le he tenido mucho respeto y hasta admiración como poeta y por ser un hombre tan culto, tan leído, tan estudiado. Reconozco que, en mis años de adolescencia, me declaraba balaguerista, aunque mis padres generalmente apoyaban al PRD.

Si bien este libro para mí fue muy impactante, fue también muy interesante y uno de los mejores libros que he leído en mi vida. Se lo recomiendo.

¿Qué te parece? Estás de acuerdo, nada que ver, etc.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s