The Wolf, the Witch and the Wasteland de Jacqueline Sweet

Wolf-Witch-WastelandThe Wolf, the Witch and the Wasteland de Jacqueline Sweet es una historia post apocalíptica que se desarrolla en un futuro distópico en el que sobrevive un puñado después de que la humanidad fue prácticamente exterminada.

En este libro, la mayoría de los personajes son shifters y los pocos “humanos puros” que quedan son considerados inferiores y débiles. Tengo que decir que esto me pareció un concepto bastante interesante, ya que generalmente es lo contrario.

Al principio del libro conocemos a Lucía Brightwolf, quien vive con su despiadado tío . El es el dueño de una mina y trata súper mal a todo el mundo, tanto a su familia como a  los esclavos que trabajan para él. Sí, leyeron bien, esclavos.

Tengo que reconocer que no me siento preparada para un futuro en el que nuestra evolución como seres humanos se haya atrasado cientos de años. A riesgo de sonar como disco rayado, yo honestamente espero que cada vez nos acerquemos más al futuro de igualdad y justicia de Star Trek. Lámenme romántica.

Como podrán imaginarse, Lucía se pude convertir en lobo (aunque no es una werewolf en el sentido tradicional), pero nunca se ha transformado porque, primero no ha tenido nadie que la guíe y segundo, le tiene miedo a la transformación al haber sido testigo de la manera en que su tío perdió y control y mató a su esposa. Claro, eso había tenido poco que ver con la transformación en sí, y más bien con el hecho de que el tío de Lucía es un desalmado.

Lucía soñaba con escapar, pero en realidad no había hacia dónde huír. A su alrededor sólo había una inmensidad de tierra devastada por la guerra y llena de peligros.

Por supuesto, todo cambia cuando llega Farid, un pirata y traficante, con su cargamento de esclavos. La cabeza de Lucía en seguida se llena de fantasías muy poco decorosas porque Farid es bello; alto, músculos por todos lados, y lo que es más intrigante, es un humano puro. Pero este hombre no tiene nada de débil, al contrario, es el poster boy de la virilidad.

Entre los esclavos que compra el tío de Lucía están Foxtail una mecánica y Triptongue un intérprete. Estos dos están casados y son la pareja más dispareja del mundo. Foxtail es fuerte y decidida y Triptongue es débil y asustadizo. Foxtail no tiene ninguna intención de permanecer en la mina el tío de Lucía mucho tiempo. Ella tiene una misión que pretende cumplir y su único propósito para dejar el barco (hover craft, actually) de Farid era que se le hiciera más fácil escapar.

Okay, voy a explicar brevemente la situación política para que podamos entendernos. Hace cuchucientos años, después de que la raza humana fuese prácticamente exterminada, la humanidad volvió a ser gobernada por monarquías. Después de eso, llegó un shifter muy poderoso, Suzerain, quien, con la ayuda de “la bruja”, eliminó la monarquía y se convirtió en un dictador que gobernaba con mano de hierro. Y bueno, digo “eliminó la monarquía”, pero lo cierto es que siempre hubo un movimiento de resistencia. Al momento de la historia, los fieles al príncipe Joaquin (quien también es un lobo) están tratando de devolverle el poder y vencer a Suzerain de una vez y por todas.

La misión de Foxtail consiste en llevar un mensaje del príncipe Joaquin en el que pide ayuda a un viejo wolf knight,  el (retirao,, supongo) General Conwynne. Cuando Lucía ve el mensaje, no duda ni un minuto en dejarlo todo y partir con Foxtail y Triptongue para unirse a la resistencia. Claro, además del sentido de deber, estaba el hecho de que el príncipe también era hermoso y había un instinto animal que los unía. Luego de reunirse con el viejo wolf knight, se ponen en camino para ayudar al príncipe y reclutan a Farid, el hot pirata, para que los ayuden.

Entre todo lo que está pasando, tenemos además el triángulo amoroso entre Lucía, el príncipe y el pirata. Esta parte, por momentos es interesante y por momentos bastante frustrante, déjenme decirles.

Para ser sincera con ustedes, este libro me pareció una versión de Star Wars con lobos en lugar de aliens y storm troopers. No quiero utilizar la palabra copiete, pero sí tengo que decir que Triptongue es definitivamente C3PO, con todo y sus quirks.

De hecho, la parte en la que Foxtaill y Triptongue llegan a la mina parece sacada directamente de la escena en A New Hope cuando el tío de Luke compra a C3PO y R2D2. El tío de Lucía había escogido a Triptongue y a otro mecánico, quien, luego de un examen más detenido resultó sufrir algún tipo de plaga y es entonces que Triptongue sugiere que compren a Foxtail.

Cuando Lucía encuentra el mensaje del príncipe yo estaba esperando que al final él dijera: “Help me, Obi Wan Kenobi. You’re my only hope“. Y bueno, el mensaje termina con: “General Conwynne, we need your help“.

Y ni corta ni perezosa se fue Lucía a buscar a Conwynne, el wolf knight que todo el mundo daba por muerto, quien se encontraba escondido, digo, retirado y que, “coincidencialmente”, tenía guardada la espada e la mamá de Lucía. Porque claro, los papás de Lucía habían sido también jedi wolf knights y habían muerto (let’s leave it at that) luchando contra el imperio (wink wink) de Suzerain y su bruja. Vaya, que Suzerain tiene hasta su propia arma aniquiladora de ciudades.

Hasta el “twist” al final fue un mega cliché sacado de Star Wars. Y ni fue tan twist porque lo vi venir a una milla de distancia.

Honestamente quería que me gustara esta historia porque la premisa me parecía interesante, pero al final me dejó con las ganas.

One thought on “The Wolf, the Witch and the Wasteland de Jacqueline Sweet

¿Qué te parece? Estás de acuerdo, nada que ver, etc.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s