The Courtesan de Alexandra Curry

the-courtesanThe Courtesan: A Novel de Alexandra Curry es un libro que saqué el otro día de la biblioteca, simplemente porque me gustó la portada. Después, cuando me di cuenta de que era una historia ficticia basada en personajes de la vida real, me gustó mucho más la idea.

Reconozco que no soy de leer non-fiction. Ya tengo suficiente de la vida real todos los días. Personalmente no busco realidad en mi ficción y, cuando leo por entretenimiento, prefiero lo fantástico. Pero sí me gustan las historias de ficción “basadas” en personajes reales. Eso precisamente es The Courtesan.

Sai Jinhua es un personaje muy controvertible en la historia de China y, dependiendo de quién esté contando su vida, la han pintado como heroína o traidora. En este libro, me parece que la intención de Alexandra Curry no es ninguna de estas cosas, sino simplemente contar una historia sobre cómo pudo haber sido la vida de esta fascinante mujer.

De hecho, la misma autora admite que se tomó algunas libertades con su narración y que, en la vida real, no hay evidencia de que algunos de los personajes del libro conocieron ni se relacionaron con Jinhua, pero pudo haber sucedido.

En este post no pretendo hacer un análisis del libro versus la vida de la Cortesana Emisaria. Sólo pienso hablar del libro como lo que es, una novela.

Pero empecemos por el principio.

En el libro, conocemos a Jinhua cuando tenía siete años. Ella vivía con su papá, quien era un funcionario del gobierno. Su mamá había sido la concubina y murió dando a luz a Jinhua. La niña era la luz de los ojos de su papá y, por supuesto, la esposa no era fan de Jinhua, al contrario, resentía la relación entre padre e hija.

Después de un viaje a la Ciudad Prohibida para reunirse con el Emperador, al papá de Jinhua lo acusan de traición y lo condenan a muerte. La esposa, antes de irse a recluir a un monasterio, le vende a la niña a una mujer de lo más desagradable que se dedicaba precisamente a comprar niñas y venderlas a burdeles.

Jinhua crece en el burdel, aprendiendo a ser una cortesana. A los doce años se convierte en una de las chicas (money trees, las llama el libro). Su primera experiencia sexual con un viejo asqueroso y violento, pero rico, fue realmente traumática. Pero Jinhua descubrió bastante rápido que es cierto aquello de que “lo que no te mata, te hace más fuerte”.

Fue precisamente en el burdel que Jinhua conoció a la única persona a la que realmente amó en la vida (además de su papá).

Suyin era la sirvienta del burdel. Lao Mama (la dueña del burdel) también la había comprado cuando era niña, pero debido a unas complicaciones cuando trataron de amarrarle los pies, Suyin quedó coja para toda la vida. Lao Mama la trataba súper mal y, como ella no generaba dinero, le daba de comer el arroz que ya estaba dañándose, vivía insultándola y diciéndole fea y cuando se enfogonaba con quien fuera, descargaba su furia con ella y le daba unas golpizas terribles.

Con toda la razón del mundo, Suyin era muy pesimista. Ella aceptaba su suerte sin quejarse, a sabiendas de que podría ser peor.

Jinhua y Suyin se tenían un cariño de hermanas y hacían lo posible por cuidarse y defenderse. A pesar de las vueltas de la vida y de los años que estuvieron separadas, Suyin y Jinhua vuelven a encontrarse en el momento en que pueden tomar control de sus vidas.

Tanto Suyin como yo entendemos que, en ese momento, pudieron haber tomado mejores decisiones, pero lo cierto es que Suyin era débil con Jinhua y era capaz de seguirla, a pesar de saber que era una mala idea.

El sub canciller Wenquing Hong era funcionario del gobierno, cartógrafo. Era además un hombrecito poquita cosa, quien estaba seguro de que Jinhua era la reencarnación de una novia que había tenido y que se había suicidado cuando se enteró de que él se iba a casar con otra. Jinhua estaba segura de que ella no era la persona que él buscaba, pero igual él la sacó del burdel para convertirla en su concubina.

Honestamente el cambio fue positivo para ella. Ahora sólo tenía que acostarse con un hombre y, éste, por lo menos la trataba bien.

Cuando el Emperador envía a Wenquing como diplomático a Viena, Jinhua tiene la oportunidad de “ver el mundo”. Y lo pongo entre comillas porque, de haber sido por Wenquing, lo único que Jinhua habría visto  habría sido el barco, el tren y el camino de la estación a la casa en Viena.

El no quería que ella saliera a ninguna parte ni que se relacionara con los bárbaros de este país. La tenía encerrada con la única compañía de su sirvienta Resi, quien sólo hablaba alemán. Según Wenquing, en el momento en que Jinhua pusiera uno de sus ridículamente pequeños pies en la calle, su honor se vería comprometido.

Fue realmente por casualidad que Jinhua conoció al conde Alfred von Waldersee; uno de esos momentos fortuitos que tienen el poder de cambiarnos la vida. Lo interesante es que Jinhua se enamoró sola porque malentendió una muestra de galantería de parte del conde y todas las decisiones que tomó después y que pusieron en peligro su vida y la de las personas a su alrededor, fueron consecuencia de ese amor.

Debo decir que una de las cosas que me gustó mucho de este libro fue leer sobre la cultura. Cosas que siempre me han parecido fascinantes (si bien reconozco que algunas son crueles) como el hecho de que les amarren los pies a las niñas para hacérselos anormalmente pequeños. Ya nunca pueden correr ni bailar con esos piececitos débiles y deformes.

Cuando Jinhua era más pequeña, su papá se negó a que le amarraran los pies precisamente porque él quería que ella corriera y bailara y no tuviera que pasar por ese suplicio. Mientras leía el libro, pensaba en Marco Polo, la serie de Netflix, y cómo el canciller Jia Sidao ordenó que le amarraran los pies a su sobrina para castigar a su hermana. La rabia de Mei Lin cuando se enteró fue completamente justificada.

Debo decir que, a pesar de lo triste que es el tema del libro y de la verdadera tragedia que fue la vida de Jinhua y, sobre todo, la de Suyin, la autora nos pinta unas imágenes muy hermosas de esta cultura tan fascinante.

2 thoughts on “The Courtesan de Alexandra Curry

¿Qué te parece? Estás de acuerdo, nada que ver, etc.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s