Male microchimerism: fascinante estudio sobre el efecto genético del coito en las mujeres

Un revelador estudio de la Universidad de Seattle y el Fred Hutchinson Cancer Research Center descubrió que las mujeres llevan dentro material genético de cada hombre con quien tengan relaciones sexuales en el transcurso de su vida.

Puedes leer sobre el estudio en esta liga

https://mindfoster.co/1129/women-retain-and-carry-living-dna-from-every-man-with-whom-theyve-made-love-with/

Primero mi investigación científica y la pregunta de los 64 mil chavitos, ¿qué rayos es male mirochimerism? Gracias wikipedia por tus explicaciones:

Microchimerism is the presence of a small number of cells that originate from another individual and are therefore genetically distinct from the cells of the host individual.

Osea que el hombre en verdad nos marca al “montarnos” y nos deja su huella física y genética. ¡Qué increíble estudio! Aquí hay tela para cortar. No en balde el sexo para las mujeres usualmente no es algo solo casual. Casi siempre involucra el corazón (alma en sentido figurado) y nos apegamos al individuo aunque no queramos. Siempre me preguntaba por qué cuando nos acostamos con alguien nos sentimos atadas, apegadas a esa persona aunque solo sea algo casual para él. No puedo hablar por los hombres. Ni siquiera puedo hablar por las mujeres. Solo puedo hablar de mi experiencia y siempre he notado que acostarse con un hombre es como automáticamente sellar el pacto emocional. Te sientes que ese hombre es tuyo y que tienen una relación, unos lazos de amor que los unen, aunque no sea necesariamente una realidad.

Este estudio ofrece la razón biológica que nos hace sentir ese apego: el hombre nos deja su ADN implantado adentro de por vida en nuestro cerebro. Es un poco como en la película ALIEN: un material genético ajeno se implanta en nuestro cuerpo. Fascinante y escalofriante a la vez. Cito parte del artículo:

Sperm is alive. It is living cells. When it is injected into you it swims and swims until it crashes headlong into a wall, and then it attaches and burrows into your flesh. If it’s in your mouth it swims and climbs into your nasal passages, inner ear, and behind your eyes. Then it digs in. It enters your blood stream and collects in your brain and spine.

O sea que el hombre no solo fertiliza el embrión, sino que nos fertiliza el cerebro.  Entonces todas esas canciones de amor son ciertas cuando expresan sentirse parte del otro, tener un sabor a mí, la fundición de dos almas y cuerpos en uno… ¡No es todos los días que podemos reconciliar la ciencia con temas esotéricos del amor y el corazón, la música y la poesía! Ciertamente ya no suena tan romántico. Lo primero que siento es indignación de estar marcada con esa especie de carimbo genético como si fuera una vaca premiada. Yo no se ustedes pero a mí me suena a hostile takeover... ¿será por ese adn masculino que ahora me salen pelitos en lugares no deseados? ¿será por ese material genético masculino que me siento más cojonuda que nunca? ¿Y si de pronto me da con ver todos los deportes y gritarle improperios a la pantalla?

Y desde el punto de vista masculino, ¿cómo se siente saber que andas dejando
pedacitos de tí por todas partes? O como dijo mi madre, ¿será que las mujeres nos robamos ese material genético para darle algún uso (las mujeres somos bien prácticas y no botamos nada que nos sirva) y los dejamos a ellos incompletos? ¿Será por eso que tanto cantan que les falta un pedazo o que nos llevamos su corazón cuando están despechados?  ¿Y si en el fondo todas somos viudas negras y usamos al macho para “alimentar” nuestros hijos reteniendo su material genético después del coito en una especie de canibalismo sexual? Un amigo con quien consulté afirmó que definitivamente  algunas mujeres le han dejado su ADN implantado…

Mi conclusión inmediata es que definitivamente hay que tener mucho cuidado con quien te acuestas, no solo por enfermedades venereas, sino por transmisión de ADN. No quiero verme de pronto haciendo las idioteces que hacia mi primer novio, ni fumar tabaco, ni mil otros habitos que no me gustan o manerismos ajenos… O sea, cargar ADN masculino en mi cerebro, ¿qué significa realmente, qué consecuencias acarrea en mí? ¿Será que de pronto voy a estar rascándome unos huevos imaginarios?

Tengo demasiadas preguntas y estoy segura que surgirán más. Me gustaría saber si las mujeres les implantamos ADN a ellos también ¿o solo somos receptáculos de la materia genética del hombre??? Imagínense a los hombres con dolores de menstruación imaginarios  o cargando el peso de unas tetas…

¿Qué pasa cuando dos mujeres tienen relaciones sexuales: también hay implantación de ADN en el cerebro? ¿Qué pasa cuando dos hombres se acuestan? ¿Alguno implantará el ADN en el cerebro del otro o se cruzan ambos y dejan residuos en cada cerebro?

Definitivamente hace falta más investigación, pero lo que plantea el estudio ya me voló la cabeza. ¿y si usamos condón, no hay implante de material genético masculino en mi cerebro?…

¿Ustedes, qué opinan? ¿Tienen más preguntas a causa del hallazgo? Por favor compartan sus ideas conmigo. Me muero de curiosidad…

 

 

Advertisements
Categories: Tags: , ,

2 Comments

  1. Madre mía, qué gran paranoia. Aquí tenemos, como bien dices, la justyificación científica de la novela romántica.
    Una pasada. Estudiaré más sobre el tema, pero desde luego, eso te hace pensarte con quien te acuestas. Y si te acuestas muchas veces con el mismo hombre, ¿al final tienes toda su cadena genética? Mama mía. Un abrazo

¿Qué te parece? Estás de acuerdo, nada que ver, etc.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s