Me gusta pintar

¡Hola Rinconeros! Creo que no les había dicho que me gusta pintar. Cuando tenía 8 años mi madre me puso en una clase de dibujo y pintura. Mi maestra era guatemalteca y una madre de 3 hijos que daba clases en su marquesina. Lo primero que aprendimos era dibujo en carboncillo. Luego pasabamos a pasteles.

Muñecas en Tempera

Terecero eran las temperas. Cuarto medio acuarela.

Flores en acuarela

El quinto medio era óleo y era el más difícil porque había todo un método de dibujar en canvas con carboncillo  (la goma para borrar parecía chicle), luego se le pasaba una mezcla de aguarrás con ocre al dibujo y entonces se podía pintar. Para pintar era con brocha, espatula y paleta también.

Gallo en óleo

El último medio al que nunca llegué era acrílico. No llegué porque mi maestra se tuvo que mudar del país y para mí fue tan fuerte esa despedida que nunca más quise tomar clases con otras personas.

Pasan 8 años,  al estudiar en la Universidad la consejera me dijo que mi currículo estaba muy cargado y que tomara una clase de dibujo y pintura como electiva. El primer día estoy parada frente al atril pensando que pintaremos un bodegón o alguna flor…¡ Cuál no sería mi sorpresa cuando llega un hombre y se desnuda ahí mismo para servir de modelo! Eso sí que no me lo esperaba y sufrí una crisis de pudor terrible.  No es que fuera tan mojigata, no me malinterpreten, pero yo venía de un colegio de monjas para niñas y nunca había estado lejos de mi casa sola en un país extranjero.

Pues los modelos posaban 20 minutos en cueros y uno tenía que apresurarse a dibujarlos porque luego ellos cambiaban de pose y uno cambiaba de lugar para dibujarlos de otro ángulo. A veces eran mujeres las que posaban. Lo más chistoso que me sucedió una vez fue que tenía que pintar cierta parte de la anatomía masculina y cuando estoy examinándolo ( sí coño el pene) alzo los ojos y el hombre me está mirando precisamente en ese instante… De más está decirles que mi dibujo se quedó como el Ken de la Barbie, Sin PENE y yo más roja que un tomate. Es un milagro que no haya salido corriendo para no volver…

Casi 20 años más tarde me rompí el tendón y me operaron. Estuve postrada 2 meses sin poder caminar con tres yesos distintos. Me puse a pintar inspirada en Frida Kahlo que había descubierto la pintura cuando sufrió el accidente de la espalda.

Mis Reyes magos urbanos – acrílicos

Esta vez compré una libreta y un set de acrílicos. Hice como 7 cuadros en esos dos meses.

Muñeca japonesa en acrílico

Reencontrarme con la pintura me salvó la vida y la cordura. Cuando quedé desempleada el año pasado, empuñé mis pinceles otra vez y ellos me han rescatado de la depresión y los sentimientos negativos inevitables que nos atacan cuando parece que no aportamos nada.

Bonsai de trinitaria en acrílico

Les exhorto a pintar, escribir, sembrar, coser, tejer, cocinar. Lo que sea que mantenga la mente ocupada y le de una salida creativa y positiva a las cosas malas y duras que nos ocurren simplemente porque son ley de vida. Espero hayan disfrutado mi crónica de reencuentro con la pintura y mi YO creativo. Quiero ser como Grandma Moses ( ella empezó a pintar a los 80) y pintar hasta que me muera…

Virgen La dolorosa de la Catedral de San Juan – acrílico

Les comparto algunos de mis sencillos cuadros desde los de mi niñez hasta los de mi adultez.

Pinky en Camuy – acrílico

Pienso que pinto como si todavía fuera esa niña de ocho años que se maravilla ante la vida…

Advertisements
Categories:

¿Qué te parece? Estás de acuerdo, nada que ver, etc.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s