Levittown mon amour con el puño en la cara

En mi club de lectura leímos este libro de cuentos de Cezanne Cardona Morales. Se trata de 5 cuentos que te dejan pensando con la boca abierta. Estos no son cuentos infantiles sino casi de horror, pues plasman de una forma naturalista la horrible realidad de la clase media y baja en Puerto Rico. El lazo unificador es la urbanización Levittown que se fundó como un paraíso del buen vivir y el rostro perfecto del sueño americano de la familia perfecta viviendo allí. Cezanne Cardona nos muestra la cruda realidad de lo que hay detrás de esa linda fachada que nos vendieron en los 1963 y lo hace de forma cruda, violenta, escueta y masculina. Es casi como un puño en la cara…

Todos los cuentos tienen un final abierto, algo que me molestó mucho como lector. Me quedé pensando por qué este recurso literario, hasta que di en el clavo. Un recurso que incomoda como la realidad misma de nuestra sociedad en transición. Una historia inconclusa y en evolución. Como las fábulas de Esopo, aquí también hay moralejas, solo que no están digeridas. El trabajo del lector es extraer la moraleja y hacer algo, reaccionar, despertar de la indiferencia e involucrarnos en el desarrollo de la trama y nuestro pueblo, para que no terminemos atrapados en el purgatorio desesperado en que viven los personajes del cuento.

Cezanne escribe los cuentos como si tomara los titulares de las noticias y les provee el trasfondo humano a esos individuos delincuentes que vemos esposados en primera plana. Esta es la humanidad de los abusadores de sus esposas, de los tecatos arrestados y de los desertores escolares. Cezanne no juzga, sino que presenta situaciones y decisiones absurdas, violentas y terribles. Demuestra como, aun en la imperfección, puede haber amor, belleza e humanidad. Nos dice como a la mujer de nuestros sueños le puede faltar la mitad de la cara igual que a la luna. Algunos cuentos como Formas de beber agua son un estudio de lo absurda que es la vida.

Les comparto una cita que para mí es la imagen urbana de la pobreza, el decaimiento y la miseria:

El viejo Datsun sin motor y sin nada parecía el caparazón de una langosta que Dios no se atrevió a comerse (p. 16)

La revista Adoquin Times entrevistó a Cezanne y él respondió,

¿Con cuál personaje de la historia te identificas? Con mi abuela Pancha -viuda desde 1957, tras el asesinato de mi abuelo- de apenas cinco pies de altura y víctima de violencia doméstica. Esa mujer histórica cosió chancletas, trabajó en fábricas y vistió las camas del Hotel Dorado Beach por casi treinta años. Crió sola a un pintor, a una trabajadora social y a una enfermera. Me enseñó a beber café, a caminar por la ciudad, a usar el transporte público, a mascar chicle, a rastrillar hojas, a leer los periódicos y, con tan solo cuarto grado de escuela elemental, escribió un diario.

(https://www.google.com/url?sa=i&source=web&cd=&ved=0ahUKEwjvk_zxvLHiAhUrneAKHXW5AioQzPwBCAM&url=https%3A%2F%2Feladoquintimes.com%2F2018%2F09%2F10%2Fcezanne-cardona-morales-entre-la-musica-y-el-arte-gano-la-literatura%2F&psig=AOvVaw1XKbYHzg70CsN9HCnWt0sT&ust=1558694837543229)

Yo les digo que todas las mujeres que pueblan el universo de Levittown mon amour son la abuela Pancha. Los varones en este universo están plagados de una terrible impotencia donde la mujer es todo y lo hace todo mientras ellos no pueden hacer nada por resolver ni mejorar sus vidas. Todos están atrapados en el vicio del alcoholismo, las drogas, la violencia, la deserción escolar, el desempleo y la desesperación.  Desde la sociedad taína la mujer lo hace todo: cocina, cria hijos, siembra la yuca y hasta es cacica. Surge la pregunta como un desgarrador grito ¿POR QUÉ? ¿Qué podemos hacer para detener este ciclo vicioso masculino que arrastra a las nuevas generaciones?

Levittown mon amour para mí es el cuarto libro de Crónicas de un mundo enfermo que nos presentó Zeno Gandía hace dos siglos. Cezanne nos plasma el total resquebrajamiento de la sociedad puertorriqueña,  la desintegración de la familia, la deserción escolar cada vez más temprana, de forma cruda y brutal para que despertemos de nuestra enajenación falsa donde Puerto Rico es el país más feliz del mundo. Es nuestro deber cívico y moral preguntarnos ¿qué podemos hacer para cambiar el desenlace de esta historia?

Te invito a leer esta brevísima crónica social de Puerto Rico para que despiertes del letargo y empezemos a meter mano para arreglar nuestros entuertos.

Gracias Cezanne Cardona Morales por escribir con el puño en la cara…

Categories: Tags: , ,

¿Qué te parece? Estás de acuerdo, nada que ver, etc.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s