¿Pero, Y dónde queda el arte?

Hoy hablamos de arte contemporáneo. Anoche fui con mi amiga Annelisse Molini a un recorrido de la exhibición “El momento del Yagrumo” en el Museo de Arte Contemporáneo de Puerto Rico. La curadora Marina Reyes Franco nos fue explicando cada una de las piezas con precisión y pasión. Esta exhibición reúne 21 artistas de Puerto Rico, latino américa, USAA y Suiza para demostrar los temas de los derechos de la naturaleza y los movimientos de resistencia.

La primera pieza es un libro de mapas y acuíferos desplegado como una inmensa serpiente en unas tablas de madera. La forma nos recuerda el trayecto serpentino de un río, a la misma vez que evoca la mitología taína de Iguanaboina y la amazónica Boitata, espíritu que cuida los bosques. Además de mapas y fotos de hidrografía, la pieza hace hincapie sobre como controlar el agua es una forma de controlar al ser humano y su progreso.

foto del Museo de Arte Contemporáneo

Me gustó mucho la delicada pieza de Cristina Tufiño de la abuela minotauro. Sobre un tronco milenario reposa la figura de la matriarca con cuernos de toro. Imagen de la fuerza femenina y el matriarcado en arcilla rosa. Otras piezas interesantes son el estudio de las vasijas maya por Marilyn Boror Bor, Guatemala, que han resistido la conquista, las guerras y el tiempo. Objetos culturales y funcionales que se hacen de la tierra como se hacían hace milenios. Estos espacios de resistencia cultural son fascinantes…

El documental de Ursula Biemann y Paulo Tavares, Suiza y Brasil, “La selva jurídica” nos habla de la lucha por defender la Amazonía de Ecuador. Los shuar y otros indígenas siguen librando esta batalla milenaria para proteger su casa y su gran farmacia de la destrucción del llamado “progreso”. Un científico nos explica que para clasificar todas las plantas medicinales que allí se encuentran necesitamos al menos 100 años… Ojalá que el bosque y los indígenas nos duren ese tiempo…

En materia de cerámica, tenemos toda una sala de una familia alfarera Cheveréz de Puerto Rico en Orocovis que se ha dedicado a revivir el arte taíno creando piezas de forma natural sin ayuda de electricidad ni químicos. Aquí lo que más me impresionó fueron las paletas de colores naturales creados y las piezas de barro que imitan las cuevas del carso. Los estudios de suelo para alfarería de Amara Abdal Figueroa, Puerto Rico, para construir filtros de barro y obtener siempre agua limpia y potable son necesarios y fascinantes.

Foto del Museo de arte contemporáneo

La película de 15 minutos Allora & Calzadilla en colaboración con Ted Chiang, EEUU y Cuba sobre el radar de Arecibo, ya fallecido, y la cotorra puertorriqueña en peligro de extinción, es maravillosa. Esta fue mi pieza favorita de toda la exhibición. Considero que su mensaje debe ser proyectado en todas las escuelas elementales y las instituciones universitarias del país. ¿Si pudieramos entender el lenguaje de la Iguaca, que nos diría? Nos diría que en vez de tratar de escuchar la vida alienígena en otros planetas, debemos escuchar primero la vida en nuestro planeta y hacer caso de los mensajes de la naturaleza. Debemos respetar el ambiente y los animales YA, o pronto no tendremos ni casa, ni hogar, ni planeta…

Iguaca, cotorra puertorriqueña

La exhibición se llama “El momento del Yagrumo” porque esta planta aprovecha la destrucción de otros árboles grandes, después de huracanes o desastres, para florecer mejor. Sin embargo, considero que debió titularse “Encuentros” pues, más que arte, se trata de puntos de encuentro entre muchas disciplinas, como la etnografía, la botánica y su farmacopia, la geología en el maravilloso estudio de los suelos de Puerto Rico y la alfarería, la antropología, la sociología y la justicia social. Todo esto es fascinante y nos abre la mente al debate, a cuestionar, a pensar, a actuar y preservar. Las piezas dejan muy claros los puntos de encuentros entre los espacios de resistencia a la aculturación, el genocidio y la exterminación. Los puntos de encuentro entre el arte y la alfarería, los sembradíos, la farmacopia de los bosques, los estudios de suelos y la talla de canoas en madera florecen en las piezas.

Sin embargo, surge siempre la pregunta, ¿Pero, y dónde queda el arte? Lo encontré relegado a tercer plano verdaderamente…

¿Pero, y dónde queda el arte? Pues el arte queda en la expresión humana y en la lucha por sobrevivir.

Defiendo la exhibición por ser muy arriesgada, actual y corriente con la situación de nuestro planeta. Los planteamientos provocan reflexión, emoción, y esperemos que acción. Al fin y al cabo,¿no es esa la función del arte, provocar pensamientos, reacciones y emociones?

Si quieres estimular tu mente y pensamiento, dáte la vuelta por el Museo de Arte Contemporáneo de Puerto Rico.

Categories: Tags: , , , ,

¿Qué te parece? Estás de acuerdo, nada que ver, etc.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s