Nuestro club de lectura- Next Year in Havana

Esta edición del Club de lectura estuvo muy amena y le dimos la bienvenida a dos nuevas integrantes. Vicky y Nancy se unieron con muchos bríos, ganas de leer y participar. ¡Así me gusta chicas! Las que todavía no han llegado no saben lo que se pierden, estuvimos compartiendo casi dos horas…

una tarde entre amigas y libros

Next Year in Havana es un libro muy interesante de Chanel Cleeton sobre una cubana en Miami, ya tercera generación, que tiene que volver a la Habana con las cenizas de su abuela para esparcirlas. El libro es muy emotivo. Ya para la página 29 andaba llorando por la relación tan estrecha entre la abuela y la nieta más la pérdida tan grande sufrida.

A todas nos gustó mucho la narración paralela a dos voces de dos vidas diferentes, pero parecidas. Elisa nos narra los acontecimientos de los últimos días de Batista 1958 y los primeros pasos de Fidel en 1959. Marisol nos narra la Cuba de hoy 1917 y vemos la patria soñada, ya no a través del filtro del romance idealizado de la Cuba perfecta que abandonó Elisa, sino con los ojos de la nieta cubana-americana que rápido se desviste del romance de la añoranza de la abuela una vez pone los pies en La Habana de hoy.

Lo cierto es que para ser un romance y una novelita de añoranza, Cleeton nos describe muy bien los eventos políticos con vocabulario tipo ensayo de historia y sociología. Las partes románticas también son muy sabrosas y el lenguaje poético nos hace evocar esa sensación del primer amor y sus exquisitas angustias. Las descripciones del Malecón, los edificios, las casas de Miramar son muy correctas, al igual que los sentimientos de sentirse como en su casa cuando uno llega a Cuba. Los aromas, los paisajes, la comida, la música y su gente nos rodean con su amabilidad y familiaridad caribeña.

Vicky y yo coincidimos en pensar que el romance de vacaciones entre Luis y Marisol parece solo el sueño de Marisol por perseguir su pedacito de Cuba. No estamos seguras de cuánto va a durar, pero a la misma vez pensamos que tal vez haya una oportunidad dado que ambos amantes son treintones y ya han vivido una serie de experiencias que los hacen forzosamente más maduros.

Uno de los temas importantes del libro es la identidad. Elisa es cubana porque nació y se crió en Cuba. Marisol es cubana porque sus abuelos lo son, pero nunca ha ido a Cuba. Tuvimos una discusión riquísima de lo que es ser cubano, dominicano o puertorriqueño y cómo la identidad es algo que se escoge. Marisol escogió ser cubana, aunque en realidad sería americana debido al lugar dónde nació. Todos los seres humanos tenemos el derecho de escoger nuestra identidad y formar nuestro propio ser. Lo hacemos con varios elementos: etnicidad de nuestra familia, lugar donde nacemos o nos criamos, el ADN que llevamos, el color de nuestra piel, el idioma que hablamos. Es por eso que alguien como Jasmine Camacho Quinn escogió ser puertorriqueña, algo que le viene por via materna, aunque no habla español y se crió en Estados Unidos.

Otros temas que se ven en la novela son el exilio y la añoranza del emigrado por regresar a su patria soñada, que no necesariamente concuerda con la patria real; el hecho de que las guerras civiles se anidan en el seno familiar y dividen las familias; la dicotomía que existe en la familias que produce mártires (Alejandro) y sobrevivientes acérrimos como Ana. Pablo y el padre de Elisa que construye otro imperio en Estados Unidos a base del azúcar, parecido al que dejó atrás en Cuba.

El tema de explorar y descubrir secretos de familia es algo muy personal. Yo también los he descubierto y pasado por la crisis de reconciliar a esas personas tan queridas y la imágen que nos quisieron contar versus la cruda realidad que quisieron esconder. Lo bonito es que a pesar de las mentiras, los años y los sinsabores encontré que el amor era más fuerte que la desilución y el engaño. El libro nos deja claro que no solo idealizamos a la patria perdida, la patria soñada, sino también a las personas amadas las idealizamos y las moldeamos como queremos que sean, algo que no siempre tiene que ver con la persona de carne y hueso.

Next year in Havana es el brindis del exilio cubano para despedir el año pues siempre quedó la esperanza del retorno. Esperemos que el embargo rancio y vindictivo se acabe ya y que todo el que lo desee pueda volver a su patria, aunque sea de paseo, pues como pasa tantas veces con el emigrante, al volver a su patria ya no se siente igual y pasa su vida a caballo entre el lugar de dónde salió y el país que lo acogió.

Les comparto algunas citas de la novela que me gustaron:

Beatriz dice sobre el amor de su hermana Elisa “And for some, the love we cannot have is the most powerful of all” (p349)

Pablo ya viejo nos dice sabiamente, “You never know what’s to come. That’s the beauty of life.” (p313)

Elisa nos describe su primer beso, “His lips on mine. His breath becoming my breath. His heart thudding against my chest… In one step, I know power, the drugging effect of it coursing through my veins… Everything is different now, and nothing will ever be the same again”(p77)

Y así con esa nota romanticona me despido y espero verlas en la próxima reunión. Next Year in Havana prueba que se puede escribir de historia y hechos reales sin dejar caer la poesía y el romance…

Categories: Tags: , , , , ,

¿Qué te parece? Estás de acuerdo, nada que ver, etc.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s